Parroquia Puéllaro, al noreste de la provincia de Pichincha

Parroquia Puéllaro, al noreste de la provincia de Pichincha.

Este sábado 16, el Congreso de la Fe: ‘Caminar, Edificar, Confesar’ cerró con una eucaristía llena de alegría y esperanza.  La Iglesia, durante cuatro días intensos y maravillosos, reflexionó con profundidad las necesidades del mundo de hoy y concluye con la clara intención de hacer de la Fe la herramienta primordial para vivir en Cristo: una fe con obras.

En la Basílica del Voto Nacional se escucharon aplausos cuando desde el altar anunciaron a los fieles que el Congreso apenas comenzaba.  Las conclusiones del Congreso, leídas por Mons. Ángel Sánchez, obispo de Machala y secretario general de Conferencia Episcopal Ecuatoriana, estuvieron en torno a los desafíos que debe enfrentar la Iglesia frente al Estado,la familia, los jóvenes y niños. En síntesis destacamos:

  • El Congreso nos ha dejado prácticas y desafíos.
  • Hay que dialogar con el Estado para conducir mejor las relaciones Iglesia-Estado.
  • La evangelización es una propuesta, pero tiene que estar nutrida por la fe.
  • Hay que apuntalar a la familia. Necesitamos una familia cristiana que pregone los valores de Cristo.
  • Necesitamos renovar las prácticas de comunicación en la familia.
  • Las familias cristianas tienen derecho a educar a sus hijos en la fe. Queremos que nuestras hijas e hijos tengan la libertad de recibir la catequesis.
  • Necesitamos promover acciones con la juventud. Hay que hacer simposios y encuentros para analizar nuestro camino, qué cómo está caminando la juventud, qué podemos edificar conjuntamente y cómo podemos acompañarlos para que confiesen y sea testimonio.
  • Necesitamos Cáritas en cada Parroquia.
  • Como Iglesia, pedimos a nuestras/os fieles que se dejen guiar, que tengan confianza en nosotros; la Iglesia sabe cómo orientar en el camino de la santidad.
  • La fe se confirma al confesarla; hay que dar testimonio de vida para que nos identifiquen como cristianos. No puede haber contradicción entre lo que profesamos y hacemos.
  • Necesitamos renovar el papel de las/os laicos en la Iglesia. Capacitarlos y darles espacios para que evangelicen y edifiquen.
  • La misión debe ser promovida como forma grata de la evangelización.

 

Con la Virgencita del Quinche como testigo, se ha escrito una página importante en el futuro de la Iglesia Ecuatoriana. Este Congreso ha renovado la fe con el regocijo de haber hecho un buen trabajo. Que el Señor nos de voluntad, luz y unión fraterna para propagar su Palabra.

CategoryComunicación
Síguenos en: