Las mujeres en la Iglesia

mafalda

Día de la Mujer

El rol de la mujer en la  vida actual es cada vez más trascendente. Desde comienzos del siglo pasado –sin demeritar grandes referentes  femeninos de otras  épocas–   la mujer se ha ganado a pulso un papel cada vez más equitativo con respecto al género masculino.  

La liberación femenina es un hecho,  muy feminista por cierto, que  derrumba barreras machistas y sexistas, brechas sociales y culturales, y va abriendo un nuevo camino en nuestra sociedad, asumiendo un rol activo y responsable que aporta a un mundo mejor.

En la Iglesia, la participación de la mujer es trascendental. Desde la vida parroquial, en donde cada vez las mujeres desempeñan papeles más importantes  apoyando en  múltiples labores  el trabajo parroquial, hasta nuestras compañeras responsables de las Pastorales  en la Conferencia Episcopal y en Cáritas, la presencia  femenina se echa al hombro una Iglesia que da Amor y  Luz a sus fieles.

Esa iglesia de las mujeres crece, día a día: el trabajo de voluntariado es femenino por excelencia. Para la Iglesia, la mujer es prioridad, porque es el pilar de la familia, porque es la guardiana de la vida humana, preservando nuestra especie. En la Iglesia, es María quien derrama amor. La devoción por  nuestra Santa Virgen mantiene viva la fe de las almas dispuestas a amar.

Hoy, en el Día Internacional de la Mujer, queremos rendir homenaje de  admiración y  sentimiento de gratitud a todas las mujeres del mundo. Pedimos a Dios que las acompañe en ese camino hacia la equidad, hacia  la realización como hijas de Él. La mujer  es amor, da amor, y  el amor lo puede todo.

Gracias, Señor, por haber creado a la Mujer.

 

No hay comentarios

Agregar comentario