Tuvimos la oportunidad de dialogar con la señora Gladys Guambo, Presidenta del grupo de la Parroquia Cebadas, del catón Guamote, provincia de Chimborazo. Este grupo de mujeres y hombres, cabezas de familia, se han dedicado a la producción agrícola orgánica, tratando de evitar tantas enfermedades producidas por los abonos y pesticidas químicos.

Gladys nos cuenta que este proyecto implica capacitación y aplicación de lo que se ha aprendido en los talleres. Es un cambio radical de perspectivas, pues en este enfoque lo que interesa no es el tamaño de los productos, sino su forma sana de haber sido cultivados. El trabajo no sólo implica capacitar a las y los agricultores, sino conscientizar a la población para que comprenda las ventajas de la agricultura orgánica en cuanto a la buena nutrición y alimentación sana.

Ya son casi tres años de asumir este enfoque productivo. En este tiempo han podido ir afianzando estrategias comerciales al asistir a ferias especializadas en este tipo de agricultura. También se entregan canastas con los frutos orgánicos generados por el grupo. El cambio es profundo, porque hay que desplazar las formas anteriores de fertilizar el suelo y controlar las plagas.

Las familias que están trabajando en estos proyectos agrícolas orgánicos van reconociendo y aprovechando ya las ventajas de este tipo de generación de alimentos. Por ejemplo, ya saben que la cocción de los alimentos se realiza en menor tiempo y, sobre todo, mejora mucho el sabor de los alimentos, rescatando su sabor original, que se ha ido perdiendo con los abonos y pesticidas químicos.

Una de las intenciones fundamentales de este proyecto es reemplazar por completo el empleo de químicos en la siembra y cosecha de vegetales y frutas, pues la comunidad ya sabe los peligros que genera en la salud el consumir productos cultivados con agroquímicos.

DSC_0252Para Gladys, hay que seguir trabajando duro, para lograr que lo que el grupo de la parroquia Cebadas considera como una meta importante: posicionar sus productos en los grandes supermercados del país y, si Dios quiere, llegar a exportar su mercadería a otros países en los que se valora mucho más la producción agro-orgánica. El mundo entero debe conocer y evitar los riesgos de los agroquímicos y volver su mirada a la agricultura orgánica. Cáritas ha sembrado en nuestra comunidad, y nosotras y nosotros continuamos produciendo gracias a la capacitación recibida. La filosofía de la economía popular y solidaria se hace real en nuestro grupo”, nos explica con entusiasmo Gladys.

“Gracias al apoyo de la Pastoral Social Cáriatas Ecuador, que nos ha venido acompañando y capacitando durante estos tres años, ahora tenemos más claro nuestro esfuerzo y se amplía nuestro campo de acción para seguir creciendo.  Se promociona en los hogares este tipo de agricultura, tratando de desprenderse de los químicos. Son casi tres años de trabajo, pero en este año la labor se ha afianzado, asistiendo a ferias y entregando canastas con nuestros productos sanos”.

“El cambio es profundo porque hasta la cocinada es suave y el sabor de la comida es diferente y mucho más rico. Ojalá podamos vivir más, y disminuir el riesgo que generan los químicos. La Pastoral Social Cáritas Ecuador brinda la ayuda y asesoría necesarias para generar productos orgánicos, siguiendo sus directrices, ellos nos dejan sembrando y nosotros seguimos adelante con nuestra producción. Es un cambio profundo en nuestras prácticas agrícolas y en nuestra manera de concebir la producción de alimentos sanos”.

Este tipo de iniciativas económicas, de carácter solidario y social, necesitan del apoyo de la ciudadanía. Que la gente tome consciencia de alimentarse mejor y más sanamente y, al mismo tiempo, se solidarice con las y los campesinos que se han decidido por la agricultura sana, sin químicos. Es la o el consumidor quien decide dónde gastar su dinero, dónde adquirir alimentos sanos. Consumir con consciencia es tender la mano y apoyar a comunidades agrícolas organizadas bajo la perspectiva de una economía social y solidaria.

¡Adelante, compañeras y compañeros de Cebadas! El ejemplo de ustedes servirá de inspiración y estímulo a otras comunidades que quieren mejorar su calidad de vida mediante sistemas de producción más justos y sanos.

Escucha aquí la entrevista completa

CategoryDiócesis
Haz un comentario:

*

Tu email no se publica.

Síguenos en: