Entre el 26 y 28 de febrero se celebró en Loja el III Encuentro Nacional de la Pastoral de la
Salud. Una de las grandes satisfacciones fue el haber superado las expectativas en cuanto a participantes pues se inscribieron más de 170 personas.

Dos Objetivos muy claros marcaron el curso de este Encuentro:

  • Tomar conciencia de la necesidad de cultivar una espiritualidad específica
  • Profundizar en las exigencias y actitudes de un voluntario.

En Loja se hicieron presentes delegaciones de Machala, Los Ríos y Esmeraldas, de la Zona Costa; Coca y Napo, de la Zona Oriente; Ambato, Riobamba y Quito, de la Zona Sierra Centro y Loja, de la Zona Sierra Sur.

El P. Antonio Armijos, Vicario General de la Diócesis de Loja, dio a las y los participantes las palabras de bienvenida. Enfatiza que a través de la Pastoral de la Salud se fortalece la cultura de la misericordia.  «Los 12 Apóstoles formaron el primer equipo de la Pastoral de la Salud, siguiendo el camino de misericordioso de Jesús y su amor a las personas enfermas. La fe es la fuerza inmensa que mueve el Voluntariado».

La Hermana Ruth Segarra, Delegada Nacional de la Pastoral de la Salud, intervino agradeciendo a la Diócesis de Loja, y a todas las personas que colaboraron para llevar adelante el III Encuentro.

«Los dos Encuentros anteriores, los de Quito y Guayaquil, nos han permitido compartir experiencias que han ayudado a servir mejor a nuestros hermanos. Tengamos presente que los  Voluntarios de la Salud son como «cofres que guardan el tesoro, que son los enfermos»”.

«El papa Francisco en éste, el Año de la Misericordia, nos pide que cada hospital sea signo visible para la cultura del encuentro y de la paz, así como también nos recuerda que el tiempo que se pasa con el enfermo es un tiempo santo.  Poner más corazón en las manos y hacerlo todo con amor» siguiendo el ejemplo de de San Camilo de Lellis y de Santa Teresita del Niño Jesús» e invita a vivir el eslogan del papa Francisco: “SER MISERICORDIOSOS COMO EL PADRE”  y confiar en Jesús y en nuestra Madre,  la Virgen  María: “Haced lo que él les diga”».

 En este encuentro fueron presentadas las siguientes ponencias:

  • “LOS FIELES LAICOS: IDENTIDAD, MISIÓN Y COMPROMISO”, tema a cargo de la Lic. Nívea Vélez, Viceprefecta de la Provincia de Loja.
  • «VIVIR EL PERDÓN EN EL AÑO DE LA MISERICORDIA», expuesto por el P. Jaime Castillo, de Riobamba
  • «EL VOLUNTARIADO, UN SIGNO DE AMOR CRISTIANO; JESÚS, MODELO DE TODO AGENTE VOLUNTARIO», teniendo como expositor a Monseñor Alfredo Espinosa
  • “LA DISCAPACIDAD E INTEGRIDAD ENTRE LA FAMILIA Y LA COMUNIDAD”, abordado por el señor Alfonso Morales
  • «RED DE PROFESIONALES DE LA SALUD» (Video-conferencia), presentada por el Dr. Justo Carvajales, desde Argentina.
  • «LA COOPERACIÓN ECUMÉNICA E INTERRELIGIOSA EN EL ÁREA DE LA SALUD”. teniendo al P. Carlos Jiménez, Párroco de la Catedral de Loja como expositor de este tema.
  • “VOLUNTARIADO EN EL AÑO DE LA MISERICORDIA», siendo el expositor el P. Gilbert Jiménez.

El domingo 28, luego de compartidas las experiencias vividas por el Día Mundial del Enfermo en cada Jurisdicción, se hizo una evaluación escrita de éste III Encuentro Nacional de la Pastoral de la Salud. Una vez entregados los Certificados de Asistencia, se anunció, por parte de la Hna. Ruth Segarra, que el IV Encuentro Nacional será en la ciudad de Ambato e invita a todas y todos a participar.

Para dar gracias a Dios por su tutela, tuvimos la Sagrada Eucaristía, celebrada por el padre Gilbert Jiménez. Terminado el almuerzo, se dio clausura al Encuentro y comenzó el retorno de las delegaciones a sus respectivas provincias.

Desde Cáritas Comunicación queremos felicitar a quienes organizaron este Encuentro, especialmente al P. Fausto Pucha, que se echó al hombro la organización de este evento, y a nuestra compañera en la PSCE, la Hna. Ruth, que ya anda preparando el Día Mundial del Enfermo del 2017 y el IV Encuentro Nacional en Ambato. ¡Ánimo, Ñaña Ruth, y que el Señor te dé su Luz y Fuerza!

La misericordia se hace más real cuando nuestra bondad y el sentir al otro dirigen su acción a aliviar el dolor de las personas enfermas. El Voluntariado, impulsado por la fuerza de la fe, se hace misericordia y encarna al Jesús de los pobres cuando lleva consuelo y ánimo a quienes sufren dolencias.

La Pastoral de la Salud encarna la caricia de la Madre Iglesia a su pueblo. Ambato es la próxima meta para este reto de amor y generosidad que lanza a diario el Evangelio: sentir con el corazón el dolor ajeno, el sufrimiento del prójimo. Que en Ambato se renueve y fortalezca este compromiso cristiano de solidaridad.

Memoria III Encu Nal de la Past Salud (2)

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: