Jaramijó apadrinada por la Diócesis de Machala

El hermanamiento de Parroquias,  propuesta que se ejecuta por parte de la iglesia  para llevar ayuda a las comunidades  afectadas por el terremoto,  continua desde las diferentes diócesis. Es así que Monseñor  Hermenegildo Torres, Obispo de la Diócesis de Machala, menciona que el  hermanamiento de parroquias  ha tenido buena acogida,  no solo en la comisión de pastoral social cáritas sino en toda la diócesis, los agentes de pastoral, y los seglares comprometidos en las diversas parroquias, son partícipes de este hermanamiento.

A la diócesis de Machala le delegaron  la parroquia Jaramijó de la provincia de Manabí, dice monseñor quien  recuerda que con cierta regularidad se visita a esta población: “ hay mucho entusiasmo por parte de la gente que va allá a la comunidad,  la presencia se constituye en un apoyo espiritual ,  en la diócesis y en las diversas  parroquias se comparte,  se avisa y se informa  sobre este hermanamiento  y no falta actividades que se realice para recaudar dinero y de esa forma ayudar en las necesidades elementales y básicas que quienes participan en el hermanamiento descubren en Jaramijó. Nos hemos hecho la proyección de continuar con esta tarea, el planteamiento es acompañar durante un año y hay un plan por delante”.

“Lo que se hizo fue coordinar con el párroco el P. Larry Bowen, con él se ha hecho una espacie de sectorización para acompañar a las personas, una de las tareas que se tiene allí es mantener el contacto personal con las familias, animarles y tratar algunas preocupaciones que la gente tenga, además hay una estrecha coordinación con  el párroco para que el trabajo pastoral se realice de manera combinada”.

“Nosotros como iglesia particularmente ya tenemos experiencia que estas situaciones, requieren un proceso largo y también sabemos que en el camino muchas veces haya un cansancio, por lo tanto hacemos un pedido para que coordinemos en las parroquias de las diversas jurisdicciones, con los agentes de pastoral a fin de mantener la presencia y la ayuda con estas hermanas y hermanos que sin duda van a tener que demorar mucho a fin de retornar a cierta  normalidad y a cierta calma. De modo que el trabajo esta entero por hacer y es bueno que lo tengamos en cuenta y no nos olvidemos porque estas cosas son así, de modo que sigamos con esta preocupación y con este interés para ayudar a  quienes más han sufrido por este desastre  natural”. Concluye monseñor, Hermenegildo Torres, obispo de la Diócesis de Machala.

No hay comentarios

Agregar comentario