Vidas Compartidas Mutuamente

Un 28 de Octubre de 1999 nace REDIMA, con 20 dispensarios de la Iglesia de la provincia del Guayas, agrupados bajo la tutela del entonces Vicario de Pastoral Social, Mons. Josef Heissenberger quien desempeñó la dirección general hasta el año 2007.

REDIMA en sus 17 años de existencia ha llegado a integrar alrededor de  75 unidades de salud en las provincias de Guayas, Los Ríos y Santa Elena. La pastoral de la Caridad a través de REDIMA buscaba la salud plena de la comunidad sirviendo especialmente a los más necesitados y vulnerables como una opción y un compromiso cristiano, dentro de la cual la labor esforzada de los promotores y promotoras de salud y consejeros de VIH Sida, distingue significativamente el trabajo de la red, dando especial importancia a la prevención, nutrición formación y capacitación.

El pasado 24 de Octubre se desarrolló en los exteriores de REDIMA en las calles Tulcán y Venezuela, sur de Guayaquil, la Feria de micro proyectos de hombres y mujeres VIH+,  los cuales obtuvieron un micro crédito con el apoyo del área de economía social y solidaria de la Pastoral Social Cáritas Ecuador, y también con el apoyo de la Pastoral de la Salud en coordinación con la red de dispensarios médicos de la  Arquidiócesis de Guayaquil (REDIMA).

Dentro de la Feria pudimos encontrar varios productos tales como: productos de limpieza, comida, cuadros, manualidades, almohadas, ropa, productos de bazar, servicios de peluquería, ventas al por mayor y menor etc. A medida que se realizaban las entrevistas pude darme cuenta de la energía que cada una de las personas que habló conmigo me transmitía, cada mirada llena de esperanza me hizo creer en un mundo más lleno de humildad, cada sonrisa y cada palabra fuerza me ayudó a darme cuenta que cada hombre y cada mujer sin duda estaban compartiendo su vida conmigo y que tanto quienes han trabajado varios años con ellos como yo ahora, somos parte de su historia, de su vida, de su testimonio y lo más importante somos testigos de su entereza, valentía y lucha.

También visitamos el albergue San Luis Gonzaga, el cual gracias a varias manos solidarias fue totalmente remodelado para acoger a personas con VIH que necesiten realizarse su tratamiento por más de un día, es así como nace la idea de formar y crear un espacio totalmente acogedor, lleno de vida, de color, de anhelo y confianza para quienes vienen de provincias cercanas. El albergue cuenta con una cocina, un comedor, varias habitaciones tanto individuales como compartidas, cuenta también con una sala de hidratación para pacientes que lo necesiten, varios baños, área verde y un dispensario médico al lado.

Por la tarde mantuvimos una reunión con padres y niños con VIH, experiencia que fue muy enriquecedora ya que tuvimos la oportunidad de sentir el agradecimiento de cada una de las personas que compartió sus testimonio con nosotros, acciones y testimonios compartidos que nos crean más compromiso con el SER, con aquellas personas que no se dejan vencer, que no se rinden, que cada día luchan por estar mejor y para quienes trabajamos y actuamos creando el reino de Dios, un mundo más humano, un mundo más  justo, un mundo más hospitalario.

“Puede que lo que hagamos sea una sola gota en el mar, pero el mar no sería igual si le faltara esa gota” Madre Teresa de Calcuta.

 

No hay comentarios

Agregar comentario