Bodas de Oro en Sarayacu, de los catequistas indígenas más ancianos

El domingo  15 de enero en Sarayacu , Sabino Gualinga y Corina Montalvo, celebraron sus Bodas de Oro  de su sagrado matrimonio.

A pesar del clima lluvioso en el día, sin embargo  escampó al medio día,  quedando una linda tarde para poder entrar en vuelo, Mons. Rafael  Cob y la misionera más antigua del Vicariato,  Hna. María Martin, que trabajó como  misionera  en esta comunidad de Sarayacu.  LLegando a  la comunidad indígena de Sarayacu con un buen tiempo la avioneta dejaba  a los pasajeros , el Obispo  presidió la Eucaristía de acción de gracias  en las Bodas de Oro matrimoniales de los catequistas indígenas  más antiguos. Dn. Sabino, con sus casi 94 años que cumplirá  el próximo mes de marzo y Dña. Corina, con sus 84 años, han permanecido fieles a sus compromisos matrimoniales que un día hicieron ante Dios y la Iglesia .

Siendo igualmente ejemplo  para sus hijos, a los que educaron en la fe y en los valores del evangelio  y para toda la comunidad a la que han servido con gran generosidad y entrega  durante tantos años.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fue una fiesta familiar y comunitaria , allí rodeados de  todos sus hijos  e hijas : José, Gerardo ,Heriberto, Juanito, Patricia y Noemi, igualmente de todos sus nietos y biznietos hermanos y familiares,  se sentían  muy contentos  y gozosos ,fue una fiesta preparada por sus hijos con mucho cariño y con todo detalle, la decoración de la casa  nos hablaba de fiesta grande , también les acompañó la comunidad de Sarayacu ,a los que muchos de ellos,  habrían enseñado el catecismo.

El Sr.Obispo hizo una homilía muy emotiva, recordando  la gracia y bendición que Dios había sido para ellos , para su familia y comunidad,  invitó a todos a vivir los compromisos con Dios ,de forma coherente con nuestra fe y educar a los hijos  en los valores del evangelio, ellos son la mayor riqueza de la familia y deben recibir la mejor herencia,  que es la fe y la educación de estos valores.

Lamentablemente hoy  nos faltan catequistas  que se comprometan a servir en la fe  a sus hermanos   en nuestras comunidades indígenas,  con ese espíritu de servicio que lo hicieron Sabino y Corina, por eso invitamos también en Sarayacu a participar  en la celebración dominical para que surjan de su propia comunidad los propios servidores de su comunidad .

No faltaron los tambores  que dieron sabor a la fiesta ,y después de la misa  el banquete especial para todos, en un ambiente festivo y fraterno.

Nuestras Felicitaciones a toda la familia y en especial a Sabino y Corina por su fidelidad probada, por su ejemplo y servicio a la Iglesia. Que Dios les siga bendiciendo.​

 

No hay comentarios

Agregar comentario