Mensaje de los Caminantes 2017

Los Caminantes “con Alejandro e Inés, misioneros de la paz para defender la vida”, desde Quito (370 kms) , desde el Helipuerto (50 kms) y desde la Vía Zorros (14 km), hemos disfrutado, compartido y esforzado con espíritu de fe, ecología, misión y fraternidad para llegar a las tumbas de Alejandro e Inés en la catedral del Coca.

Durante la Caminata

Nos hemos conocido más a nosotros mismos, nuestros límites, capacidades, esfuerzo y motivaciones, y hemos abierto los ojos a la realidad interior, a Dios, a los demás y a la naturaleza

Nos hemos acercado más a Dios y hemos acrecentado la esperanza y la gratitud con la acción de Dios en las personas, las comunidades y en la belleza de la naturaleza.

A la vez que nos dejamos contagiar por la belleza de la naturaleza, hemos sentido indignación por la contaminación y el maltrato de la casa común, el descuido con la basura y el ambiente que nos cobija.

A la vez que hemos valorado mucho el ambiente y la práctica de la fraternidad entre nosotros, nos hemos quedado impresionados por la acogida, servicio, cariño y solidaridad de la gente, de los pueblos y de las comunidades por donde hemos caminado.

La memoria de Alejandro e Inés sigue viva en muchas personas, que recuerdan su experiencia personal con ellos, y desean conocer cada vez más de su vida y su causa misionera de paz, defendiendo la vida de todos.

Nos ha alegrado y enriquecido la participación de muchos jóvenes desde varias partes del Ecuador y de algunas comunidades indígenas de la Amazonía, kichwas, shaur y waorani.

A partir de ahora, nos sentimos comprometidos a

Ser misioneros de ojos abiertos para denunciar los diferentes atropellos contra la casa común en la realidad de injusticia, violencia y maltrato, porque debemos “entregar la vida por el Evangelio”.

Mejorar nuestro estilo de vida en el uso de los bienes, el trato a los demás, el cuidado de la casa común y la manera de relacionarnos con la creación de Dios, que es hermana y madre de todos.

Buscar estrategias de sensibilización, comunicación, campañas y transformación de nuestro mundo al estilo de Jesucristo, con la inspiración de Alejandro e Inés, trabajando en redes y en fraternidad, especialmente en la defensa de los pueblos amazónicos waorani, tagaeri y taromenane.

Conocer más y mejor a nuestros misioneros mártires Alejandro e Inés a través de sus escritos, su ejemplo y los compromisos que asumimos con responsabilidad, sencillez y fe, porque hemos recibido la vocación de ser “misioneros de la paz para defender la vida” en todo lugar, con toda persona y entre todos los pueblos.

Con Alejandro e Inés,

a defender la vida

 

No hay comentarios

Agregar comentario