Aprendizajes y Experiencias de Eu Aid Volunteers en Ecuador

El 27 de septiembre de 2017, a las 17h30 se llevó a cabo el programa de difusión del proyecto Volin HA-Voluntariado en Ayuda Humanitaria, un proyecto de la Iniciativa Eu Aid Volunteers que tuvo el propósito de transmitir los aprendizajes del proyecto y su objetivo  fortalecer las capacidades de las organizaciones de acogida en países no europeos. Así como de crear un espacio para vincular, informar y dar a conocer el fortalecimiento de capacidades de organizaciones locales a través de VolinHa, y puedan obtener la acreditación por la Unión Europea  y así acoger  voluntarios en relación a la ayuda humanitaria y prevención de riesgos de desastres.

El evento contó con la participación y organización de France Volontaires, Fundación Vase, Cáritas Ecuador, y Fundación Ecuasol.

Este programa reunió a organizaciones que ya se certificaron para contar con voluntarios extranjeros (Fundación Ecuasol), y otras que fortalecieron sus capacidades en gestión del voluntariado humanitario en los territorios (Pastoral Social Cáritas Ecuador), así como sus colaboradores (Instituto Francés de Investigación para el desarrollo). Diferentes actores, presentaron sus experiencias y aprendizajes, así como voluntarios Europeos que ya trabajan con las comunidades en temas de prevención de riesgos,  brindaron sus testimonios sobre su experiencia de voluntariado en el país, los resultados y dificultades encontradas.

Cáritas Ecuador, desde la Pastoral de Movilidad Humana, es una de las organizaciones que fueron parte del programa VOLINHA de la iniciativa EU AID VOLUNTEERS desde el año 2015 hasta el 2017.

El consorcio con el cual se trabajó estuvo formado por 8 socios de 8 países, entre los cuales estaban: ActionAid Bangladesh, Cáritas Ecuador, COMHLAMH Irlanda, Cruz Roja Burkina Faso, Cruz roja de Burundi, FOCSIV Italia, France Volontaires, Cruz Roja Filipinas. Durante este tiempo, se trabajó con 90 comunidades objetivo, y contando a estos países se pudo dar capacitaciones a 490 entrenadores y 2272 voluntarios, quienes fueron capacitados en:

  • Reducción de riesgos de desastres,
  • Primeros auxilios físicos y psicológicos,
  • Sistemas de alerta temprana,
  • Cartografía de riesgos y
  • Creación de comités locales para la reducción de riesgos de desastre, con autoridades locales.

Desde Cáritas, se trabajó con el proyecto de VOLINHA en 4 provincias de frontera norte del Ecuador, con énfasis en el tema de la movilidad humana, se desarrolló la formación para los equipos locales y a la vez a los voluntarios, porque el fenómeno de la migración se hace más vivo en esta frontera debido a la cercanía con Colombia. Las provincias en las que se trabajó fueron Carchi, Imbabura, Sucumbíos y Orellana.

La Pastoral de Movilidad Humana ya contaba con una visión de trabajo en frontera norte y sur, para concienciar acerca del fenómeno de la movilidad humana a las poblaciones de acogida, y este proyecto de VOLINHA, pasó a formar parte de esta estrategia mayor y a fortalecer el trabajo que la Cáritas ya venía desarrollando con sus equipos locales y a fortalecer el eje de voluntariado en los territorios. Adicionalmente se sumó a las acciones que se venía emprendiendo para trabajar la “Campaña por la hospitalidad”, que se ha difundido en toda Latinoamérica promovida por el Servicio Jesuita a Refugiados.

Durante el desarrollo del proyecto, algunas de las dificultades que se tuvo que afrontar fue la falta de conciencia del trabajo voluntario, porque en Ecuador, recién se está creando una cultura más profunda de voluntariado, y nuestra sociedad aún piensa en ayuda inmediata, o de emergencia, y aún le cuesta más pensar y proyectarse en un voluntariado a largo plazo, o como estilo de vida. Adicionalmente otra dificultad que se tuvo, fue que las personas están más acostumbradas a donar cosas, que a donarse a sí mismos y su tiempo, y poder cambiar esa visión de lo que es el voluntariado es un reto en el cual se debe seguir trabajando.

Gracias al proyecto se pudo trabajar más profundamente en encuentros de formación para la eliminación de prejuicios y estereotipos hacia la población migrante, se logró promover más profundamente los valores de la acogida y hospitalidad y se trabajó crecidamente en el respeto hacia la diversidad cultural.

El mayor impacto dentro del proyecto es que se logró construir los conceptos y la visión de lo que implica la movilidad humana, juntos, con los equipos locales y voluntarios en territorios, conociendo su propia historia de vida migratoria y como no son ajenos a esta realidad, y así se pudo pensar acciones concretas en base a lo que deseaban cambiar en esta realidad, y a lo que quieren que el mundo sea y las cosas que pueden hacer desde su lugar para contribuir a ese sueño.

Este proyecto además de sumarse a la “Campaña por la hospitalidad”, permitió sentar las bases para ahora trabajar en la nueva campaña que lanzó el Papa Francisco el 27 de sept/2017, “Compartiendo el viaje” que busca crear una cultura del encuentro, y nos mueve a seguir trabajando junto a nuestros equipos locales y voluntarios, en favor de la población migrante con el objetivo de crear un proyecto fundamentado en una cultura de paz, de acogida y de encuentro, reconociendo el proceso de paz que se vive actualmente en Colombia, y a la situación coyuntural alrededor del mundo sobre el tema de la movilidad humana.

Esta campaña “Compartiendo el viaje”, tiene por objetivo dar apoyo a los inmigrantes y a las familias que están obligadas a huir, desde el momento en que parten, en los lugares por donde pasan y cuando llegan a su destino. Así como también el sensibilizar a la opinión pública sobre el tema de la migración, en un momento en que soplan vientos contrarios, porque “si cerramos las puertas de nuestros países encerramos también a nuestra sociedad” tal como lo manifestó el cardenal Luis Antonio Tagle, presidente de Cáritas Internacional.

El Papa Francisco apoya y promueve esta iniciativa que busca crear oportunidades y espacios de encuentro entre los migrantes y sus comunidades, para que puedan reunirse y compartir sus experiencias de vida, con el objetivo de fortalecer vínculos sociales y fraternales entre todos, incluso ha hecho numerosas exhortaciones para promover la cultura del encuentro, con el fin de combatir la cultura de la indiferencia, en el mundo actual. Significa ver a través de los ojos de los demás, en lugar de cerrar los ojos: "No sólo para ver, sino para mirar. No sólo para oír, sino para escuchar. No sólo para encontrar y pasar, sino para detenerse. Y no limitarse a decir "qué pena, pobre gente", sino dejarnos llevar por la misericordia"- Papa Francisco.

Esta campaña “Compartiendo el viaje” inicia en septiembre 2017 y durará hasta septiembre de 2019, y el Papa Francisco invita a sumarse a la campaña, a cualquier persona que esté interesada en promover la cultura del encuentro ya sea desde su propia experiencia de migración, o personas a quienes les interese compartir el viaje con otras personas que han sido afectadas por la migración.

Desde la Pastoral de Movilidad Humana de la Cáritas seguiremos trabajando arduamente con nuestros equipos locales y voluntarios para que esta campaña nos ayude a cambiar la mirada hacia el otro que es distinto, y a aprender a responder con amor y los brazos abiertos al que llega.

No hay comentarios

Agregar comentario