Mujer trabajadora, luchadora, optimista, alegre, son algunos de las atributos que caracterizan a una de las mujeres que está al frente de una Cáritas Parroquial en la Diócesis de Babahoyo.

Un un recorrido que realizo el equipo de comunicación de la Pastoral Social Cáritas Ecuador por la Provincia de Los Ríos, conociendo la labor de las Cáritas Parroquiales, tuvo la oportunidad de conversar con una de esas mujeres que coordina CP, se trata de Jenny Morales, ella cuenta cómo surgen las Cáritas parroquiales en su comunidad.

A raíz de una reunión con monseñor Julio Parrilla en el año 2006, se inicia el caminar de Cáritas Montalvo, desde esa fecha hasta la actualidad en conjunto con la comunidad se va construyendo la labor social hacia las personas vulnerables que necesitan ayuda, menciona Jenny Morales, responsable de Caritas Parroquiales del Cantón Montalvo en la provincia de Los Ríos.

Uno de los aspectos importantes que hay tomar en cuenta para desarrollar el accionar de Cáritas es la formación y motivación, así como la realidad que tiene el cantón, para ir en ayuda de las personas que necesitan ser tomadas en cuenta. Entre los ejes de acción están la canasta diocesana, ayuda a personas enfermas, y postradas se les lleva sacar documentos de identidad.

“Tenemos 12 años trabajando en Cáritas Parroquial y lo que a mí me ha motivado para seguir es el equipo pastoral que tenemos, contamos con 4 personas maravillosas: P. Lucas, P. Juan y las misioneras Marina y Maura, ellos han influenciado para que se inicié y se mantenga, ellos nos han ayudado en la organización”.

“Caritas no trabaja solo, involucra a los demás grupos de la parroquia como: catequistas, juvenil, Juan 23, es decir todas las persona que estamos involucradas en las diferentes actividades y estamos comprometidos, somos los voluntarios de corazón”.

Uno de las características que tiene Cáritas Montalvo, es mantener informada a la comunidad de la ayuda que hacen llegar a la parroquia, que pasa con las donaciones y recursos que entregan, manifiesta Jenny Morales.

“Dar nuestro tiempo y servicio con humildad no con apariencia, siempre con el deseo de ayudar, cuando tú eres un voluntario de corazón transmites esa emoción a la gente.”

Al finalizar el diálogo, Jenny envió un mensaje para las mujeres: “Que se sientan libres, optimistas y se consideren amadas por Dios y que quieran. La mujer como prioridad de la familia debe ser la que impulse a servir con amor para poder llegar a los demás”.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: