Desde el 2014, el Vicariato viene trabajando en varios proyectos agrícolas tanto pecuarios como reforestación y desde ese año también decidieron sembrar café, por iniciativa de algunos compañeros que se dedican a la siembra de este cultivo.

Empezaron sembrando café y aplicaron prácticas amigables con el ambiente y aspiran comercializar y generar recursos para animar otras iniciativas del Vicariato Apostólico de Méndez.

Conversamos con Rommel Calle, técnico agrónomo del Vicariato Apostólico de Méndez

Quien cuenta cómo avanza este proyecto de sembrar, cosechar y vender el café.

Bienvenido Rommel, desde cuando empezaron a sembrar café?

Nosotros como Vicariato Apostólico de Méndez, estamos trabajando en varios proyectos agrícolas tanto pecuarias como reforestación que se inició en 2014 por iniciativa de algunos compañeros que hacen la siembra de cultivo. Estamos trabajando con una variedad arábiga con semillas que se trajo de Brasil con ayuda del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAGAP), que iniciamos este tipo de proyecto aquí en el Vicariato.

Esto nos lleva a un proceso largo que hemos venido trabajando durante todo este tiempo analizando, porque es la plantación el cultivo del café para tener unos buenos resultados y llegar a una buena alternativa   para que los pequeños productores no caigan con el trabajo en vano con este tipo de proyecto.

Con que tipo de dificultades se encontraron?

Al momento que iniciamos con el proyecto del café no sabíamos a que nos enfrentábamos, simplemente era un proyecto como va y viene, pero en realidad no era ese el propósito del Vicariato Apostólico de Méndez, sino sencillamente era crear fuentes de trabajo, un ingreso familiar para la comunidad.

Se buscó algunas alternativas por lo que estuvimos en la finca Loyola de los padres jesuitas en Colombia, el viaje se facilitó a través de la Conferencia Episcopal, desde ahí nace este trabajo.

Ha sido todo un proceso un caminar, hemos tenido cursos de capacitación tanto en el Ministerio de Agricultura y Ganadería como en el Consejo Provincial, quienes nos están colaborando, asesorando como técnicos.

Como todo proyecto hemos tenido: alcances, logros y dificultades, entonces como técnicos y compañeros que trabajamos en el café, estamos superando para poder lograr incentivar a la gente que es hora de hacer un buen trabajo como pequeños productores.

Cuando empezaron a sembrar café, pensaron en prácticas amigables con el ambiente?

Nosotros estamos trabajando con el medio ambiente, reforestando la granja con plantas nativas de la zona en un área de tres hectáreas de bambú que se sembró en áreas estratégicas, la que permite desarrollar un trabajo con el café y luego vendrá el tiempo para poner el cultivo de abejas siempre y cuando respetemos el medio ambiente con este tipo de trabajo.

A más del café que otros productos siembran en la granja?

La granja del centro Vicarial no solo está con el cultivo del café o con la reforestación, esta también con la crianza de animales menores, tenemos cobayos, cerdos, conejos, chivos, ganado. Es una pequeña granja que tiene la necesidad de capacitar a los pequeños productores de acuerdo a la necesidad de cada uno. Nos han visitado mucha gente, la granja experimental de Río Blanco capacita a pequeños y grandes productores.

Con respecto a la comercialización del café como les ha ido?

El Vicariato inició con algo pequeño, no corremos el proyecto camina despacio, el producto que ofertamos en él Vicariato  es VAM CAFÉ, que se ha constituido cien por ciento macabeo y se comercializa en toda la provincia de Morona Santiago. Tenemos nuestra pequeña planta procesadora de café para lo cual vamos a dar un servicio de tostado y trillado para los productores.

Este proyecto del café que ha permitido y como se ha beneficiado la comunidad?

Estamos trabajando con mujeres quienes hacen la cosecha, lo que genera una fuente de trabajo, un ingreso familiar, además trabajamos con otras personas que nos prestan sus

Servicios como son: la pos cosecha, mover el producto, embalaje, por lo que se está creando una fuente de trabajo y es lo que se quiere dentro de un proyecto.

Rommel que les puede decir a los emprendedores de la Red de Pastoral?

Hay que avanzar despacio y se camina muy lejos, el agro es un trabajo duro y hay que tener la decisión de compromiso y saber a dónde queremos llegar, nosotros estamos trabajando viendo las necesidades de cada familia, especialmente con la Pastoral Social Cáritas del Vicariato siempre estamos coordinando con ellos. Animarles mucho, no es un trabajo fácil, mientras más difícil se la prueba, más nos fortalece en seguir.

CategoryDiócesis
Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: