El pasado 28 y 29 de marzo se realizó, en Puyo, el primer encuentro de participantes del proceso de incidencia socio-política que Cáritas Ecuador, a través de su área de Eco-teología, acompaña en las seis provincias de la Amazonía ecuatoriana.

“El fruto de este proceso (en Napo) ha sido la unión de varias organizaciones, especialmente de jóvenes lideres de estas organizaciones” menciona Lucy Urvina, una de las cincuenta y dos asistentes al encuentro. Viene de Tena, es voluntaria en la Pastoral Social de su ciudad y forma parte del grupo de incidencia. “Vamos socializando más estas problemáticas y nosotros nos vamos empoderando de muchas otras problemáticas más”, finaliza.

Las seis provincias amazónicas comparten problemáticas socio-ambientales similares: la extracción petrolera, minería a pequeña y gran escala, presencia de mecheros cerca de las poblaciones, mal manejo de residuos y la contaminación de ríos son las más comunes y sobre las que, quienes forman parte de los grupos de incidencia, buscan dar respuesta a través de la formación que es parte del proceso en la región.

“Los derrames petroleros, y los mecheros están generando un problema en el aire, en el agua, en la tierra y eso está revocando un número elevado de personas que tienen cáncer, enfermedades estomacales y de útero en las mujeres”, dice Txarly Azcona (coordinador de Cáritas Aguarico) refiriéndose a lo que pasa en la provincia de Orellana, de donde él viene.

Para Azcona, el proceso de incidencia en su Diócesis les ha permitido organizarse y prepararse para defender derechos humanos y de la naturaleza. Destaca que “la incidencia está ayudando a que nos preparemos para que exijamos a los Gobiernos Seccionales y al Gobierno Nacional que cumpla con la legislación vigente que protege la vida y nuestra Madre Tierra”.

“El proceso está dirigido fundamentalmente a zonas rurales y a personas a las que se han vulnerado sus derechos socio-ambientales”, recuerda Héctor Pérez, quien forma parte del equipo de Eco-teología de Cáritas Ecuador y que acompaña a todos los grupos participantes. “Con el paso del tiempo se ve como los participantes se vuelven más protagonistas en los procesos de exigibilidad de derechos de sus comunidades” dice Pérez refiriéndose a los espacios políticos en los que los integrantes han podido participar.

De esos espacios nos habla Melania Armijos, ella acaba de ser electa como vocal de la Junta Parroquial de Guadalupe (Zamora), también es parte del grupo de incidencia en su provincia, y aunque menciona que lleva poco tiempo participando quiere trabajar por el cuidado de su entorno, especialmente por el de los ríos, que actualmente están siendo amenazados por la minería. “Que bonito sería que todas las comunidades del cantón tomen conciencia y apoyemos este proceso, y así nos vayamos sumando para ya no dejar entrar a las concesiones mineras. Si nosotros no cuidamos —los ríos— a futuro no vamos a tener fuentes de agua” dice Armijos.

El encuentro sirvió como un espacio de reconocimiento, de articulación y motivación, también como un espacio en el que los participantes del proceso de incidencia pudieron encontrar problemáticas similares —a las que viven— en otras provincias. “Eso es en lo contribuye este encuentro, a generar la inquietud en los participantes de poder articularse con sus homólogos en otras provincias”. finaliza Pérez.

Para saber más

La red Zona Oriente tiene dos líneas de trabajo: Iglesia con rostro amazónico, que es una línea teológica eclesial y la línea de incidencia socio-política y socio-eclesial, sobre esta última se ha logrado acompañar a más de 720 participantes en toda la Amazonía ecuatoriana.

CategoryAmazonía
Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: