Este 16 de abril de 2019, recordamos con tristeza el terremoto que azotó a la costa ecuatoriana alrededor de las 18h58, sin duda fueron 45 segundos de angustia, dolor y desesperación; donde familias enteras desaparecieron y lamentamos el fallecimiento de más 600 hermanos.

Hoy, luego de 3 años de este desastre que enluto a nuestro país, vemos con esperanza y con inmensa acción de gracias lo que desde Pastoral Social Cáritas Ecuador hemos realizado y logrado, gracias a nuestra fe puesta en Dios y al trabajo que hemos venido realizado en equipo durante este tiempo; porque la Iglesia nunca se retiró de los lugares y de las familias afectadas, estuvimos presentes desde el primer momento hasta el día de hoy.

Es importante no olvidar lo que hemos construido a través de este camino que hemos ido juntos, con el sólo deseo de brindar una vida más digna a quienes lo perdieron todo; en la primera fase de atención hemos ejecutado actividades a través de los siguientes ejes:

Ejes del plan Familias atendidas
Ayuda humanitaria – Respuesta inmediata
Raciones alimenticias 7.000
Kits de aseo e higiene 7.000
Kits de hogar 1.000
Herramientas de trabajo 100
Acompañamiento espiritual y fortalecimiento psico-afectivo-social 7.000
Mejoramiento de las condiciones de vida de las familias a través de la seguridad alimentaria y reactivación económica desde el enfoque de DHIS
Huertos familiares 700
Implementación de emprendimientos 2.000
“Viviendas saludables y seguras” 1.000
Reconstrucción de infraestructura religiosa 37 obras

Nuestro trabajo continua; ahora a través de las actividades como parte de una segunda fase a través del proyecto: FASE II PASO DE LA EMERGENCIA POR EL TERREMOTO AL DESARROLLO HUMANO INTEGRAL Y SOLIDARIO, cuyo principal objetivo es el Fortalecimiento de capacidades organizativas, sociales, productivas, económicas y políticas de las familias en las provincias de Manabí y Esmeraldas que fueron afectadas por el terremoto del 2016, en el marco del desarrollo humano integral y solidario”, mediante 3 grandes objetivos específicos:

  1. Consolidar el desarrollo económico de 900 familias y 46 comunidades afectadas por el terremoto, garantizando la creación de empleo, asociatividad, producción, comercialización y consumo de alimentos sanos, en el marco de la Economía Social y Solidaria.
  2. Impulsar un proceso de construcción de cultura de paz en 150 organizaciones para la reducción de la violencia intrafamiliar, social y escolar.
  3. Construcción de 40 viviendas saludables y seguras.

Sin duda este proceso que hemos iniciado es un verdadero desafío para la Pastoral Social Cáritas Ecuador, pero estamos seguros de que a la luz de Evangelio, la Doctrina Social de la Iglesia, las orientaciones de nuestros pastores, el trabajo en equipo con nuestras pastorales locales, y, sobre todo con las familias y comunidades beneficiarias que han tenido un papel protagónico en la planificación y ejecución de las actividades realizadas se logrará, y tal como nos alienta el Papa Francisco en su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium: La comunidad evangelizadora se mete con obras y gestos en la vida cotidiana de los demás, achica distancias, se abaja hasta la humillación si es necesario, y asume la vida humana, tocando la carne sufriente de Cristo en el pueblo.

Es importante resaltar que todas estas acciones se han podido hacer realidad gracias a la solidaridad de nuestra red de Cáritas Internatinalis, otras instituciones fraternas de la Iglesia Católica y a la campaña de solidaridad emprendida por la Conferencia Episcopal Ecuatoriana.

Seguimos y seguiremos acompañando y trabajando por nuestros hermanos como mandato de nuestra opción preferencial por lo pobres.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: