Pastoral de la Salud

“A mí me lo hiciste…” (Mt.25,35-40)

Nuestra razón de ser y estar:

Como discípulos Misioneros en el mundo de la salud: La Iglesia ha hecho una opción por la vida” (D.A. 417). Nuestra tarea es, por tanto, promover, cuidar, defender y celebrar la salud, haciendo presente en la historia el don liberador y salvífico de Jesús, quien ha venido a traernos vida y vida en abundancia.

Ya no hablamos de Pastoral de Enfermos sino de Pastoral de la Salud en sus tres dimensiones: Solidaria, Comunitaria y Político-institucional. Con la acción de la Iglesia, debemos llegar a la realidad total de la persona, donde ésta vive y actúa.

Somos una Pastoral humanizadora y evangelizadora que hace presente los gestos y palabras de Jesús misericordioso, e infunde consuelo y esperanza a los que sufren.

Anuncia al Dios de la vida y promueve la justicia y la defensa de los derechos de los más débiles, especialmente de los enfermos; comprometiendo a todos los cristianos y cristianas en un trabajo organizado y estructurado dentro de la Pastoral Social Cáritas, en su conjunto.

Objetivos:

Favorecer un estilo de vida sano, a través de la promoción, educación en salud y prevención de las enfermedades.

Sensibilizar y motivar a la comunidad cristiana para que se haga cargo de sus enfermos y ancianos, haciendo presente el amor misericordioso de Jesús, en sus familias e instituciones.

Contribuir a la humanización y evangelización de las instituciones y personal de la salud.

Nuestra visión:

La presencia y la acción de la Pastoral de la Salud está en función de un ministerio de relación de ayuda, entusiasta, encarnado, capacitado, iluminativo, celebrativo, creativo y organizado, que tiene como modelo la espiritualidad del Buen Samaritano.

Nuestra misión:

El encuentro con el enfermo, su familia, con los profesionales y estructuras de salud y con la comunidad, para potenciar una cultura más humana y cristiana frente al dolor, al sufrimiento, a la discapacidad, a la agonía, a la muerte, al duelo y a la defensa de la vida. 

LÍNEAS DE ACCIÓN:

Dimensión solidaria:

Significa hacer presente a Jesús, junto a los que sufren.  Estamos cerda de los enfermos y sus familias, brindando una atención Pastoral de amor, escucha y comprensión.

A través de procesos de formación y capacitación a los agentes de pastoral, promovemos la humanización de la salud.

Dimensión comunitaria:

Fomentamos la promoción y educación en salud, principalmente la prevención de enfermedades. Promovemos de forma integral el derecho a la salud, sin dejar de lado los otros derechos como trabajo, tierra y educación.

Dimensión político-institucional:

Velamos porque las instituciones públicas y/o privadas que prestan los servicios y forman profesionales en salud tengan presente su misión social, política, ética, bioética y comunitaria.

Reflexionamos, a la luz de la fe, la realidad de la salud y la enfermedad y los logros de la ciencia y la tecnología.

Trabajamos por la humanización y evangelización de los trabajadores de la salud y las instituciones, motivando a que presten sus servicios a las comunidades más pobres, barrios marginados y zonas rurales.

Participamos activa y críticamente en las instancias oficiales de decisión política sobre salud.

En síntesis, la Pastoral de la Salud es la acción evangelizadora de todo el pueblo de Dios, comprometido en promover, cuidar, defender y celebrar la vida, haciendo presente la misión evangelizadora y salvífica de Jesús en el mundo de la salud.