Es la invitación urgente que se hizo en el retiro Ecoespiritual que se realizó el 9, 10 y 11 de septiembre con el P. Luke Rodríguez, para discernir el llamado que nos hace nuestra casa común para vivir una conversión profunda.

En este espacio se dijo que es apremiante la necesidad de abrir nuestros ojos a la crisis socio ambiental que vivimos y reconocer nuestra responsabilidad directa en el calentamiento global, en la exclusión y sobre todo, en la incapacidad de sentir con la hermana madre tierra.

Contamos con la presencia de 48 personas, mayoritariamente mujeres, que provenían de algunas provincias del país como Portoviejo, Cuenca, Aguarico, Guayaquil. En este espacio pudimos encontrarnos miembros de la Conferencia Ecuatoriana de Religiosas, Parroquia Cristo Resucitado de Quito, Comunidad de Vida Cristiana y Pastoral Social Cáritas Ecuador.

El retiro tuvo tres momentos:

  • ECOCONVERSIÓN:

Reconociendo desde mi interior, aquello que DUELE, genera MIEDO, causa RABIA/IRA e IMPOTENCIA frente a la situación de destrucción de nuestra casa común, de las inequidades sociales. Pidiendo PERDÓN a la Hermana Madre Tierra, dialogando con ella, encontrándonos entre el bosque, la tierra, las hojas, pájaros y otros hermanos, para asumir NUESTRA PROPIA RESPONSABILIDAD en ello, para convertir nuestro corazón a una eco-espiritualidad viva y proactiva.

  • ECOCOMUNIÓN:

Ser CONSCIENTES que compartimos la creación con todos los demás seres, la conexión y la red que nos envuelve a todos con todo lo existente, donde conecto al agua con la tierra, la tierra con el sol y la semilla, donde obtengo alimento esta comida la utilizan los animales y el ser humano, el oxígeno que respiramos, etc.

Esta red es dinámica y diversa, cuando hago presión a la RED se despliegan todos los elementos para no quebrarse y poder sostenerse. Sin embargo, cuando algo de ellos se desequilibra toda la red está en peligro.  Por eso la necesidad de entender que nuestro rol como seres humanos es COMPARTIR, ES ADMINISTRAR RESPONSABLEMENTE esta casa común y no creernos los dueños absolutos de ella.


img_0301

Para ello hay que preguntarnos ¿Hasta qué punto podemos ser conscientes de la situación de la red y nuestro aporte al equilibrio y desequilibrio que existe en la casa común?

  • ECOCOMPROMISO:

La invitación de PONERNOS EN ACCIÓN PARA CUIDAR LA CREACIÓN.

La necesidad de tener una visión sobre cómo queremos que sea nuestro barrio, comunidad, ciudad, poblado, país, mundo. Identificando los lugares donde puedo generar los cambios: hogar, parroquia, colegio, familia, municipio, etc. y cuando tengamos nuestra visión de cómo queremos vivir en la casa común, podemos generar nuestros compromisos de acción.

  • ¿CUÁLES SON LAS ACCIONES QUE HARÉ?
  • ¿QUÉ ACCIONES PUEDE ANIMAR A HACER?
  • ¡PARTICIPARÉ EN EVENTOS/ MOVILIZACIONES/MOVIMIENTOS/ REDES PARA EXIGIR EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN!

Después de estos dos días, las y los participantes salieron motivados al cuidado de la casa común viviendo desde esta ECOESPIRITUALIDAD, y queriendo convertirse en una BENDICIÓN PARA LA HERMANA MADRE TIERRA.

¡Invitamos a estar atentos ya que compartiremos más materiales sobre este encuentro y que pueden hacer que TÚ vivas esta eco espiritualidad y JUNTOS podamos realizar más actividades!

Por: Romina Gallegos

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: