El fracking  (fracturación petrolera) es una polémica práctica de extracción que permite sacar petróleo y gas de las rocas, inyectando agua y químicos que fraccionan más rápido las piedras que salvaguardan el petróleo y el gas. El Papa Francisco se opone a este sistema, pues es altamente contaminante y genera movimientos sísmicos de consecuencias impredecibles.

Síguenos en: