(Quito, 26/05/2014) A lo largo de nueve años, usted tuvo en sus manos la dirección de Cáritas. Los sacerdotes deben tener preparada la maleta, y estar listos para andar, par ir a cumplir nuevas misiones, porque la Iglesia debe moverse. Su tiempo con nosotras y nosotros ha sido fructífero. Nunca le diremos adiós, pero siempre…

Síguenos en: