providaGuayaquil, Ecuador, noviembre 14.-  Con una participación record de 1,300 asistentes presentes, más de 42 mil conexiones virtuales por streaming, el VI Congreso Internacional Provida  se convirtió en el evento más exitoso realizado hasta la fecha. Así lo acaba de anunciar su Presidenta, Sonia María Crespo de Illingworth. Las notas de prensa, radio y TV en medios comerciales fue equivalente a más de 600.000 dólares si se hubieran pagado esos espacios. El Congreso no pagó  ninguna publicación.

Este Congreso en defensa de la vida, que se realizó del 8 al 10 de noviembre, contó con la participación de expertos y gente de reconocida trayectoria en los ámbitos científico, cultural y político; y la asistencia de alrededor de 1000 congresistas provenientes de Latinoamérica y el resto del mundo.

Durante los tres días, los participantes pudieron informarse sobre las amenazas actuales contra la vida, conocer experiencias exitosas en el trabajo provida en varios países y prepararse para enfrentar los grandes retos de manera proactiva.

Una de las exposiciones más destacadas fue la de la activista estadounidense de 25 años de edad, Lila Rose quien habló sobre el aborto. El aborto no debe ser aprobado en ningún país porque traería “muchos más abusos”, dijo.  La idea central fue “transmitirle a la gente de Ecuador que son líderes en defender la vida al no aceptar el aborto, y pedirles que se mantengan fuertes y sigan diciendo sí a la vida”.

Rose y los que pertenecen a este movimiento desde los 15 años, mantienen una posición férrea de que las mujeres no deben abortar en ninguna situación. “Bajo ninguna circunstancia se puede considerar justo matar a un niño. No debe ser la respuesta a nuestro problemas”. Agrega que en el caso de violación o incesto, las mujeres deben ser tratadas en el plano psicológico, emocional y espiritual. Mientras que al violador se le debe seguir el debido proceso como lo dice el Código Penal o la ley del país en que ocurra, pero jamás poner otro acto de violencia encima de la mujer.

La activista lucha por cambiar la ley en EE.UU., donde es legal la práctica de la interrupción voluntaria del embarazo desde la década del 70. “No quiero que le pase a Ecuador lo que le pasó a EE.UU., que ahora está lleno de la sangre de los niños”, dijo. Actualmente, ella dicta conferencias y maneja el grupo provida Live Action, con el cual investiga casos de irregularidades que ocurren en las clínicas abortivas en EE.UU., para exponerlas en los medios.

CategoryProyectos, Salud
Síguenos en: