El día de ayer, domingo 3 de febrero, en la Basílica del Voto Nacional (Quito) tuvo lugar el Encuentro por la Integración y la Paz, el evento se realizó con la intención de reforzar los lazos de hermandad entre pueblos y como una respuesta a los violentos acontecimientos registrados en el país días atrás.

El encuentro contó con un estimado de cuatrocientos asistentes, en su mayoría migrantes venezolanos, también ciudadanos ecuatorianos. La misa fue presidida por mons. Mario Moronta, obispo de San Cristobal de Venezuela y vicepresidente de la Conferencia Episcopal del mismo país. Mons. Moronta fue el invitado espacial al encuentro, mismo en el que estuvo acompañado por mons. Andrés Carrascosa, Nuncio Apostólico en Ecuador.

Finalizada la misa el Obispo venezolano ofreció una rueda de prensa en la que destacó su gratitud a Ecuador por la acogida dada a quienes han salido de su país debido a la crisis humanitaria que ahí se vive.

“En nombre de los obispos en Venezuela, en nombre de la Iglesia, en nombre de todos los hombre y mujeres de buena voluntad creyentes o no creyentes, quiero hacerle llegar a todo el Ecuador el agradecimiento por toda la acogida fraterna que han tenido con tantos hermanos nuestros”, enfatizó.

También aprovechó el espacio para hablar de la contribución de los migrantes a Venezuela en épocas pasadas. “Nosotros en Venezuela tenemos que agradecer a tantos migrantes de siglos atrás, entres los cuales había muchos ecuatorianos y peruanos, que nos ayudaron al progreso”, recordó Moronta.

Otro tema que trató en la rueda fue la situación actual de su país y el trabajo de la Iglesia Católica junto a quienes se quedan y también junto a quienes se van. “Es una situación inédita e insólita de nuestro país (…), los obispos de Venezuela hemos insistido en que el pueblo de Venezuela es el que va a resolver todas las dificultades con la ayuda de muchas instancias y países, pero somos nosotros porque el pueblo es el principal sujeto social” dijo a los presentes.

Mons. Moronta en la misa por la reconciliación y la paz.

Sobre la postura de la Iglesia en Venezuela dijo: “Nosotros tenemos las miradas puestas en el futuro que nos compromete, no queremos violencia (…). La iglesia está para tender puentes y derribar muros, eso es lo que hemos tratado de hacer”.

“Cuando preguntamos qué quiere la gente de nosotros nos piden cercanía, acompañamiento. ¿Por qué? porque la Iglesia es pueblo y lo más importante para nosotros es la gente”, finalizó.

Una vez cerrada la rueda de prensa compartió un momento con los migrantes asistentes al encuentro que lo esperaban en el interior de la Basílica, escuchó sus historias de vida, sus necesidades y compartió con ellos algunos mensajes de solidaridad y esperanza.

Nuestro trabajo con migrantes y refugiados

Cáritas Ecuador, a través de Pastoral de Movilidad Humana atiende mensualmente a un aproximado de 300 y 400 migrantes en la zona norte de Ecuador, la atención comprende asistencia humanitaria y acompañamiento jurídico y psicológico. También se han comenzado a desarrollar programas de sensibilización e incidencia a través del fortalecimiento de la Red Clamor, de la que Cáritas Ecuador forma parte.

Haz un comentario:

*

Tu email no se publica.

Síguenos en: