Los daños y perjuicios ambientales que causa la minería en el país son inmensos. En Ecuador la minería a gran escala se inició con el proyecto Mirador, que está ubicado en la región amazónica entre las provincias de Morona Santiago y Zamora Chinchipe.

Hasta el momento, en el país, se han concesionado 3 millones de hectáreas para las actividades extractivas de empresas transnacionales.

Frente a ello las reacciones de rechazo por parte de las organizaciones sociales que trabajan en defensa de la Casa Común y velan por un ambiente libre de contaminación, hacen escuchar su voz de protesta. La Casa Grande en Línea, diálogo sobre este tema. Los invitados al programa fueron: el padre Enry Armijos, presidente de la Red Nacional de Pastoral Ecológica, (RENAPE), Kléber Santana, de Cáritas Esmeraldas y el padre Aldo Pusterla, párroco de Borbón del Cantón Eloy Alfaro.

Los impactos que deja la minería son incalculables y difícil de reparar después de que se haya intervenido en la zona dice el padre Armijos quien agrega «que los impactos sociales son incalculables especialmente cuando se encuentran en las zonas marginadas y que las mismas comunidades quedan divididas y en algunos casos hay derramamiento de sangre o con procesos legales, es algo que no se puede cuantificar».

Para Kleber Santana, «los impactos sociales que deja la minería a lo largo del territorio ecuatoriano son muchos, asimismo los efectos ambientales son muy marcados como: daños a las cuencas hidrográficas las únicas que tiene el país las mismas que están contaminadas. También hay efectos negativos socio organizativos, porque la minería legal o ilegal siempre ha tratado de dividir a las organizaciones sociales de los territorios, ahí es cuando entran con mayor facilidad las empresas mineras, y han destruido el tejido social de la zona norte de la provincia de Esmeraldas».

En cuanto a la salud de los habitantes, Santana sostiene que está deteriorada. «Matan a las especies acuáticas como a la especie humana». Mientras que el padre Pusterla asegura «que los efectos que deja la minería son devastadores, el Cantón Eloy Alfaro, recoge el 98% de aguas del norte, todos los afluentes entran en el río Santiago, en el río Cayapas y salen al mar, todos esos afluentes están contaminados por los efectos de los metales pesados y que ya dura más de 20 años. Nosotros, hace 11 años empezamos con una comunidad que se revelo porque el agua del río María era apta para el consumo humano y se consiguió. Enfatiza que «en el fondo se revela el intento de la minería y el gobierno de hacer desaparecer al pueblo negro que quieren que se vayan de sus territorios».

Al finalizar el diálogo, nuestros invitados hicieron un llamado a la toma de decisiones política para corregir los efectos negativos que deja la minería, que las concesiones que se otorguen sean transparentes. El respeto al hombre y a la madre tierra es otro aspecto fundamental y la pandemia lo demuestra, que hay que cuidar y respetar la casa común para crear conciencia entre los seres humanos.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: