Gestión de Riesgos y Emergencias

El área de Gestión de Riesgo y Emergencias establece acciones encaminadas al mejoramiento de estrategias, protocolos y lineamientos de acción, bajo los parámetros de prevención de riesgos, mitigación de desastres y recuperación de los territorios afectados por eventos peligrosos; incorporando la adaptación al cambio climático en el marco del Desarrollo Humano Integral y Solidario.

«Recibir mi vivienda fue un regalo de Dios, porque ahora tengo un lugar donde puedo cuidar a mis hijos… parece un sueño».

July García, Muisne, Esmeraldas

El Ecuador es un  país que posee una amplia susceptibilidad a ser afectado por la aparición de múltiples eventos peligrosos. Año tras año, muchos de ellos han dejado serios impactos en infraestructura, medios de vida, líneas vitales y para la población que lo ha sufrido. Por su situación geográfica alrededor del cinturón de fuego del pacifico, el país a lo largo de su historia, ha presentado varios desastres originados por amenazas naturales que han sido muy perjudiciales para el territorio, dejando graves daños y pérdidas además de una importante crisis económica para la época.

Desde el fenómeno del niño del año 1982 hasta el terremoto de Pedernales del 2016, el país ha acumulado aproximadamente USD 129.500 millones en pérdidas económicas, sin contar con los más de USD 6.421 millones de pérdida por la pandemia de la COVID-19, datos únicamente del periodo de marzo a mayo del 2020 (PDNA, 2020). Esto, sin tomar en cuenta los miles de damnificados alrededor del país que han perdido familiares, medios de vida, infraestructura esencial y que aún no han podido recuperarse del todo.  

En este sentido y concordando con los especialistas en la gestión de riesgos, el Ecuador es uno de los puntos con mayor exposición a amenazas geológicas como sismos y erupciones volcánicas (con 7 volcanes activos además de relevantes erupciones históricas (Volcán Cotopaxi 1887; Volcán Tungurahua 1996-2016, Volcán Guagua Pichincha 1999), hidrometeorológicas tales como inundaciones, vendavales, sequías, deslizamientos de tierra y otras como los tsunamis.

En este sentido, la Pastoral Social Caritas Ecuador, a través del Departamento de Gestión de Riesgos y Atención a Emergencias, cumpliendo con la normativa nacional e internacional de reducción de riesgos de desastres, de la mano con los fundamentos de la Doctrina Social de la Iglesia así como las necesidades y deseos de las organizaciones miembros de la región, pretende fortalecer los recursos y capacidades de todo el personal de la Cáritas y ponerlos a disposición de la ciudadanía con el propósito de reducir las vulnerabilidades territoriales y fortalecer la resiliencia con visión al desarrollo sostenible.

Nuestros ejes

Planificación de acciones para el fortalecimiento de capacidades institucional en temas de preparación y respuesta ante eventos peligrosos y la adaptación al cambio climático

Mediante programas y proyectos, se espera contribuir a que la red de Cáritas Ecuador pueda fortalecer su institucionalidad en temas de prevención de riesgos y preparación para la respuesta ante eventos peligrosos, todo ello mediante la incorporación e institucionalización de políticas, metodologías y herramientas técnicas de atención a emergencias, desastres y catástrofes, tanto de nivel nacional como internacional.

Por este motivo es que se requiere de un análisis de la situación actual del territorio y generar una cultura de prevención ante riesgos de desastres dentro de la Red de Cáritas Ecuador e incorporarla en todo nivel jurisdiccional a mediano plazo, con enfoque multinivel dentro de la visión del Desarrollo Humano Integral y Solidario, además del desarrollo territorial cuya sostenibilidad permita poseer territorios resilientes y preparados ante la manifestación de emergencias y desastres, así como en la adaptación al cambio climático.

Generación de herramientas y protocolos de acción para la respuesta humanitaria

El Ecuador es uno de los países de América Latina y el Caribe en desarrollo, cuya densidad poblacional sigue en aumento. En tal sentido, el acelerado crecimiento poblacional sumado a la desproporcionada ocupación del suelo y la falta de gestión para un adecuado ordenamiento territorial con una visión de sostenibilidad, hace que sea un territorio vulnerable a sufrir serios impactos de desastres para la vida, la infraestructura y la economía del país.

Situaciones que ya se han presentado anteriormente producto de la manifestación de desastres originados por amenazas naturales. Es por ello que, cumpliendo con nuestra responsabilidad moral de contribuir al mejoramiento de las condiciones de vida de la ciudadanía, debemos estar preparados para otorgar una respuesta articulada y adecuada.

En tal sentido, Cáritas está llevando a cabo un proceso de construcción de sus propias herramientas para la atención a emergencias, desastres y catástrofes, y esperamos que desde nuestras Cáritas parroquiales podamos coordinar y articular acciones en conjunto con todas las organizaciones públicas y privadas, más aún con aquellas que tienen la responsabilidad de velar por el cumplimiento de la seguridad e integridad de las poblaciones afectadas, de esta manera esperamos establecer lineamientos oportunos sobre el manejo eficiente y adecuado de las emergencias que se presenten en el país.

Articulación con instituciones nacionales, internacionales para el manejo de emergencias y desastres

Cáritas, en favor de las personas y comunidades vulnerables del país, está llevando a cabo una serie de procesos de articulación y cooperación bilateral con instituciones públicas y privadas por medio de convenios marco que permitan establecer lineamientos de colaboración bajo el principio de responsabilidad subsidiaria para la atención a emergencias y desastres.

Nuestra principal motivación es poder compartir espacios de diálogo entre todas las organizaciones públicas y privadas, con suficiente capacidad para incidir en temas de relevancia nacional, velando por el cumplimiento de los derechos ciudadanos, además de llevar a la práctica proyectos que contribuyan a la generación de nuevas políticas públicas que a su vez, sean un vínculo para las diferentes organizaciones sociales, cumpliendo con el anhelo de un resultado positivista en democracia y participación, que no sea solo un cambio en las condiciones materiales, sino que sea una sensación de dignidad para las personas y comunidades vulnerables del país.

Es así que, las políticas que ha adoptado Cáritas se enfocan en lo que se establece como prioridades de acción dentro del Marco de Sendai 2015-2030 para la Reducción de Riesgo de Desastres, La Agenda 2030 para el desarrollo sostenible (abordando a la gestión de riesgos en 17 metas de 9 Objetivos del Desarrollo Sostenible) y Las soluciones basadas en la Naturaleza SbN, las cuales reconocen y reafirman la necesidad de reducir el riesgo de desastres en todos los países del mundo.

Acompañamiento técnico a las áreas de la SEGE en la implementación de propuestas de proyectos  de recuperación y resiliencia ante la pandemia de la covid-19

La Secretaria Ejecutiva de Cáritas Ecuador ha cumplido con las exigencias nacionales sobre las medidas de bioseguridad y protocolos a seguir para reducir y mitigar los contagios de covid-19 de su personal.

Es así que, contamos con nuestros lineamientos de actuación sintomatología, contactos covid-19 y variantes, que son pasos a seguir en el caso de presentarse algún caso de contagio en nuestra comunidad y las indicaciones que una persona deberá tener consigo misma y con sus pares. Sin embargo, desde Cáritas Ecuador apostamos febrilmente por la vacunación esquema completo y refuerzo de tercera y cuarta dosis.

«Yo estoy con ustedes todos los días en todo momento, yo siento y me compadezco de todo lo que sufren y me implico en sus luchas y esperanzas».

Mateo 28:20