Escudo-del-Ecuador

Escudo del Ecuador

Hoy, 3 de diciembre, se celebra el Día Mundial de las personas con habilidades especiales (también se le llama “personas con discapacidades”, pero en Ecuador ha cambiado este término por un concepto más favorable). A partir de 1992, se dedica este día a promover la igualdad de oportunidades para estas personas, a sensibilizar sus dificultades y a concientizar a la ciudadanía de la necesidad de brindar a estas personas atención prioritaria.

Ecuador cuenta con aproximadamente 360.000 personas con habilidades especiales, y la gran mayoría de ellas están recibiendo atención especial por parte del Gobierno en diferentes programas y planes que recibieron notable impulso gracias a la labor realizada por el Dr. Lenín Moreno Garcés, vicepresidente de la República desde el año 2007 al 2013.

La Misión Solidaria Manuela Espejo fue precisamente la estrategia creada por Lenín Moreno y otros colaboradores para dar equidad y atención pertinente a esta población ecuatoriana que siempre se vio postergada.

Uno de los méritos más importantes alcanzados por Ecuador en la última década en torno a las personas con habilidades especiales es el haber elevado la autoestima de ellas y, sobre todo, legislar para que estas y estos compatriotas puedan insertarse en la vida productiva del país, ya que antes eran discriminados. Ahora, por ley, toda empresa con un número significativo de colaboradores debe contar en su planilla con personas con habilidades especiales.

De igual manera, Ecuador ha dedicado esfuerzos humanos y económicos para que las personas a quienes hoy brindamos reconocimiento puedan participar en eventos culturales y deportivos que los hagan sentir que forman parte de una sociedad.

Somos conscientes de que todavía queda mucho por hacer, pero reconocemos el camino avanzado. Nos alegra saber que constantemente se presentan proyectos, planes, programas y leyes que buscan mejorar ostensiblemente la calidad de vida de estas y estos hermanos con habilidades especiales. Hacemos votos para que esta voluntad solidaria y justa nunca decaiga.

Nuestro reconocimiento al esfuerzo que hacen día a día estas personas para quienes la vida es un poco más dura, debido a una condición física determinada. Sabemos que dentro de ellas hay un corazón ganador, una voluntad firme, una fuerza capaz de mover montañas. Que ellas y ellos sepan que las apreciamos, que valoramos su ejemplo y que nos comprometemos a respetar el derecho que tienen de formar parte de un Ecuador inclusivo y sensible.

Síguenos en: