Con esta frase de esperanza, el pueblo de Canoa sigue construyendo esperanza con sus habitantes que desean salir a  flote, luego del terremoto que dejo 36 fallecidos y un 60 por ciento de las edificaciones destruidas.

La hermana Mercedes Ajila, de la congregación Hermanas Franciscanas Misioneras de Marìa Auxiliadora que vive en Canoa, recuerda que lo que vivió ese día del terremoto “fue terrible era como el fin del mundo no hay explicación porque todo el pueblo salió a la parte alta y la gente amaneció en la iglesia”

Yo vi la presencia de Dios patente porque dije hasta aquí llego mi vida, porque todo el mundo corrimos yo estuve en la iglesia  y hasta salir al patio de la iglesia me acuerdo, Dios nos dio una oportunidad para vivir para ser mejores. No nos preguntamos por qué sino el para qué, para hacer algo en la vida dios nos quiere aquí.

La gente nos preguntaba  ¿ahora se quedaron sin casa? les digo si, y nos dicen ¿nos van abandonar hermanas?  Les digo no, somos misioneras y aquí esta nuestra misión, les queremos mucho, si es de morir  aquí moriremos con ustedes; porque en el momento que anunciaron el tsunami el P. Juan Carlos Loor, nos llamó y dice salgan hermanas de ahí, no podíamos abandonar a la gente decíamos no, aquí tenemos que estar.

El doctor Enrique, él fue como un ángel, trajo la medicina de su farmacia para atender a nuestra gente que venía herida. Tuvimos que sacar fuerzas porque ponernos a llorar ahí, aunque por dentro estábamos muy dolidas por todo lo que paso porque fue una sorpresa de la naturaleza, nadie lo esperaba, toda Canoa cambio.

 Ahora estamos que la gente se levante, se le visita,  además de la comida tenemos que dar acompañamiento psicológico, espiritual porque la gente se siente muy sola, perdieron todo, les digo estamos igual que ustedes nosotras también nos quedamos sin casa, hemos hecho una pequeña ramada para dormir pues la gente nos busca en la noche, la presencia de las hermanas es muy significativa.

Se ha recibido mucha ayuda de todas las partes del país y de afuera. La iglesia también está visitando los albergues para ver que le hace falta a la gente en  que se puede ayudar.

Hay buena presencia de solidaridad es el año de la misericordia  Dios nos ha pedido algo  bueno de practicar en las obras de misericordia, Dios cuenta contigo ánimo adelante.”

CategoryComunicación
Haz un comentario:

*

Tu email no se publica.

Síguenos en: