fbpx

José Luis Caravias ha trabajado duro con el campesinado de Paraguay y Argentina. Esta labor lo convirtió en refugiado. Vino a Ecuador, en donde fue acogido por Mons. Leonidas Proaño y Mons. Luna Tobar; era perseguido por la Triple A argentina y la policía del dictador paraguayo Alfredo Stroessner. Como refugiado, y en Esmeraldas, descubre…

Síguenos en: