fbpx

Te fuiste sin avisarnos. Nos quedaron tantas cosas pendientes por hacer contigo, tantos retos por asumir juntos… El poeta dice: “Señor… hay golpes en la vida…” y este, el de tu absurda partida, nos golpea duro, demasiado hondo, y nos duele como jóvenes cristianas y cristianos, panas tuyos que somos.

Síguenos en: