En Honduras, al igual que en otros países de Centroamérica, se observa que los problemas de inseguridad y violencia causados por el crimen organizado están forzando a la población a desplazarse internamente.

Sin embargo, la religiosa Lidia Mara Souza, coordinadora de la Pastoral de Movilidad Humana, explica que entre junio y diciembre de 2013 el Centro de Atención al Migrante Retornado –CAMR- entrevistó a más de 20 mil hondureñas y hondureños deportados, de los cuales el 5.3 por ciento migró hacia Estados Unidos por amenazas e inseguridad.

La mayoría de las personas desplazadas por violencia son hombres, pero desde el año 2013, un 16 por ciento de las mujeres hondureñas emprenden la ruta migratoria México-Estados Unidos “huyendo” de la violencia de sus parejas, ex parejas o familiares de sexo masculino, apunta un diagnóstico sobre la caracterización de la población hondureña retornada con necesidades de protección, que realizó la Pastoral de Movilidad Humana.

Fuente: radioprogresohn.net

Haz un comentario:

*

Tu email no se publica.

Síguenos en: