BOLETIN PRENSA

RED DE PASTORAL SOCIAL CÁRITAS ECUADOR

2 de mayo 2016

IMPACTOS HASTA LA FECHA:

  • 660 fallecidos
  • 51. 376 personas atendidas en salud, 4.605 personas heridas
  • 31 desaparecidos
  • 22.421 personas albergadas
  • 113 personas rescatadas con vida
  • 1.125 edificaciones destruidas, 829 edificaciones afectadas
  • 560 escuelas dañadas.

Por solicitud y en nombre de Caritas Ecuador, Caritas Internationalis está lanzando el EA12/2016 en respuesta a los daños causados por el terremoto del día 16 de abril.

El sismo registrado el sábado 16 de abril a las 18h58 (tiempo local), de magnitud 7.8 (Mw magnitud momento), es considerado como el peor terremoto de magnitud e impacto potencial que el Ecuador; cuyo hipocentro se ubicó frente a Pedernales (Manabí), a 20 km de profundidad, fue resultado del desplazamiento entre dos placas tectónicas: la placa de Nazca (placa oceánica) que se sumerge bajo la Sudamericana (placa continental).

El EA tendrá como meta atender a 700 familias (3,500 personas) y abordará 4 ejes de trabajo: seguridad alimentaria y artículos no alimentares, apoyo espiritual, psicológico, social y fortalecimiento comunitario, reconstrucción de viviendas, reactivación económica para la obtención de medios de vida. Se estipula una duración de 12 meses (1 de mayo 2016 hasta el 30 abril 2017).

Los beneficiarios directos y principales actores del proyecto son las familias más afectadas de las provincias de Manabí, cantones Jama y Pedernales; Esmeraldas cantón Muisne y de la provincia de Los Ríos el cantón Babahoyo.

Mauricio López, secretario ejecutivo de Cáritas Ecuador, hizo referencia a la respuesta que se dará considerando que “nuestro Ecuador ha sido severamente golpeado por un fuerte terremoto que derrumbó muchas edificaciones, ha lastimado en lo más profundo el corazón del litoral de este nuestro amado país, ha arrancado la vida a más de 650 personas, causado heridas a más de 4000 personas, fragmentado familias, comunidades, e incluso ha quebrantado las voluntades de mujeres y hombres que aún no logran comprender lo que ha sucedido e intentan con esperanza reconstruirse y reconstituirse luego de tan dramática experiencia. Y como suele suceder en las situaciones más dolorosas, lamentablemente, ha afectado aún más a las personas más vulnerables que esperan poder encontrar la fuerza y la esperanza para reponerse de esta situación paulatinamente y con el acompañamiento necesario, proceso en el que esperamos aportar de manera relevante como Cáritas Ecuador.”

Se ha asumido un proceso serio y responsable de escucha atenta a los signos de los tiempos, para identificar las urgencias prioritarias, y para mirar también más hacia adelante en el futuro cercano para responder a las necesidades que serán enormes en cuanto a restituir el tejido social, la fuerza espiritual, y los medios para la vida digna de comunidades enteras y tantas familias.

Durante los primeros días del desastre la respuesta se han encaminado a:

–    Escucha y diálogo permanente con los interlocutores prioritarios, que son los miembros de nuestra RED Cáritas en los sitios más afectados; a través de los directores, equipos de trabajo, párrocos, y en articulación permanente con los Obispos que están haciendo una labor sobresaliente de mantenimiento de la esperanza en los sitios más afectados.

–   Mediante la Comisión Episcopal de Pastoral Social –CEPAS- se han generado mecanismos de diálogo y coordinación con la Conferencia Episcopal Ecuatoriana.

– Se han establecido mecanismos de comunicación permanentes con los ámbitos de la red local, redes internacionales (con el apoyo y acompañamiento permanente de Cáritas Internationalis).

– Se ha establecido un plan de trabajo, de acuerdo a las necesidades y pedidos particulares de nuestros hermanos y hermanas de las Diócesis afectadas y las Cáritas en el territorio, y en asociación con otras entidades eclesiales diversas como Cáritas de otros países, Conferencia Ecuatoriana de Religiosos-as, y otras entidades, para elaborar un diagnóstico de la situación que nos permita responder cuidadosa y pertinentemente al momento que está viviendo el país.

– Participación en las mesas técnicas oficiales promovidas por el Estado Ecuatoriano para la respuesta a las emergencias dentro de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos, asegurando una respuesta complementaria y que cuide no duplicar esfuerzos.

Elaboración de proyectos en respuesta a los ofrecimientos de ayuda inicial bilateral de entidades hermanas de diversos países, respondiendo a todos y cada uno de los ofrecimientos de ayuda tan necesarios para el Ecuador en este momento.

 Se establece un modelo de respuesta integral que responda a la urgencia inmediata en los temas emergentes solicitados por los miembros de la red en el territorio, y orientando a la perspectiva, fruto de años de experiencia y del modelo de gestión, hacia una intervención en las fases de rehabilitación y reconstrucción que se vuelven críticas y las más estratégicas en los momentos posteriores a la crisis y en los que las ayudas iniciales comienzan a decrecer. La vocación de acompañamiento desde el Desarrollo Humano Integral y Solidario –DHIS- que empuja a responder con esa mirada que también incluya la perspectiva a mediano plazo y que considere:

  1. La respuesta a la urgencia inmediata de acuerdo a los llamados específicos de los miembros de la RED en los sitios más afectados.
  2. El apoyo en los temas cruciales de prevención relacionados con higiene y cuidado.
  3. El fomento a las actividades productivas inmediatas que permitan comenzar a regenerar los medios de vida, el sustento familiar, y mediante ello, la dignificación de los sujetos en el momento de crisis.
  4. El apoyo en la reconstrucción de los hogares permanentes para las familias en situación de mayor vulnerabilidad y en los sitios más afectados, de forma que la re-construcción del proyecto de vida familiar esté articulado a la reconstrucción del hogar en condiciones seguras que permitan que dichos hogares tengan los elementos adecuados para afrontar una nueva crisis similar, o cualquier otro factor de riesgo de la zona.
  5. El acompañamiento psico-espiritual que garantice las condiciones interiores espirituales y afectivas para comenzar el arduo camino a la recuperación personal y familiar, para retomar la vida como proyecto de plenitud, luego de sanar las heridas físicas e interiores.

 Con estos elementos se presenta el EA “Llamado de Emergencia” (Emergency Appeal), pidiendo que sea acogido con la misma fuerza en que se ha asumido la respuesta inicial ante la dolora situación, llamando a que sea un momento para experimentar la solidaridad internacional y eclesial.

Agradecemos constante e interminablemente las enormes muestras de apoyo de tantos sitios en todo el mundo, sobre todo de las instancias eclesiales y Cáritas hermanas.

Reconocemos esto como un camino propicio para la eficacia apostólica en la respuesta a los sitios donde la vida clama y grita con dolor, pero que también se expresa en la esperanza de la dignidad de un pueblo solidario que requiere de ayudas que le permitan reconstruirse paulatinamente en busca de construir un futuro posible, quizás, incluso aún más luminoso.

 

 

 

 

CategoryComunicación
Haz un comentario:

*

Tu email no se publica.

Síguenos en: