El Papa Francisco insiste en el cambio del modelo de desarrollo que sólo ve la ganancia a costa de la muerte de las personas y la tierra y nos anima a caminar hacia una profunda y real fraternidad para así «alimentar al mundo y cuidar el planeta en beneficio de todos».  Una buena tarea para celebrar…

Oh Dios, que nos confiaste los frutos de la creación para que cuidáramos la tierra y nos nutriéramos de su generosidad. Nos enviaste a tu Hijo a compartir su propia carne y sangre y a enseñarnos tu Ley de Amor. A través de su muerte y resurrección nos has formado en una sola familia humana.

Síguenos en: