… y no conoce fronteras. Todas y todos nacemos de un mismo Padre. Ante la difícil situación fronteriza que viven las hermanas naciones de Venezuela y Colombia, los Obispos de ambos países emiten este comunicado. 

En estos momentos es fácil dejarse llevar por emociones nacionalistas equívocas. También es necesario estar bien formados: tener una visión objetiva y cierta de lo que sucede entre dos naciones hermanas. Y, sobre todo, quebrar la vara de la violencia, venga de donde venga. Que los más de 2000 kilómetros de frontera sirvan para unir conciencias y corazones, voluntades y acciones que unan, que hermanen, que junten a dos países con pasado y un presente similar para construir un futuro digno y común.

Hoy pedimos a gobernantes y gobernados mesura, discernimiento, voluntad de diálogo y entendimiento. Que se depongan las posturas extremas y los nacionalismos superficiales para que sea la Luz del Creador la que ilumine el ámbito social de Colombia y Venezuela. El verdadero enemigo es la pobreza, la exclusión y la mentira que llevan a posiciones extremas que conducen a situaciones que inciden sobre la población menos favorecida de las dos naciones suramericanas.

Que este llamado a la paz y al diálogo sea el camino para el entendimiento y la colaboración.

Amen

Mensaje Obispos Colombia y Venezuela

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: