Caracas, 22 de julio 2015.-  “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona” esta declaración que resulta tan simple y hasta trillada, está plasmada, no solo en el artículo tres de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sino también, en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y en la Constitución de los 191 países miembros de la Organización de Naciones Unidas (ONU) como es el caso de Venezuela.

Las 17 palabras que conforman este derecho deberían estar en la mente de todo ciudadano haciendo eco e invitando a la reflexión y autoevaluación. De ahí surge una pregunta interesante: ¿Habla usted con sus hijos, hermanos, compañeros de trabajos o vecinos sobre el derecho y respeto a la vida de sus semejantes?

Al leer y conocer las noticias de los cientos de atropellos y violaciones sobre el derecho a la vida que hay en nuestro país, parece que esa respuesta se vuelve negativa. En Venezuela lamentablemente se pierden vidas de menores de edad, jóvenes, mujeres, policías a causa de robos, secuestros, violencia de género, operativos policiales.

Aún más inconcebible es que referentes de la sociedad: historiadores, deportistas, médicos, en fin hombres de paz y modelo de vida en sencillez y fraternidad sean asesinados vilmente por una persona que jamás leyó esa declaración o la ignoró por completo. Este lunes se conoció la trágica noticia de que el cuerpo de fray Alex Pinto fue encontrado sin vida y en estado de descomposición en el kilómetro 19 de la autopista de Ciudad Bolívar, estado Bolívar, luego de haber conseguido su camioneta calcinada.

Este abominable hecho que deja sin vida a un religioso entregado al servicio de Dios en la Parroquia Vista Hermosa del municipio Heres, específicamente en la iglesia San Francisco de Asís, debe dejar de ser el pan nuestro de cada día. Exhortamos a los venezolanos a trabajar en conjunto en pro de un ideal común en el que todos debemos esforzarnos, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a este derecho que es fundamental es nuestra nación.

Cada vida es única e insustituible, dejemos que sea la voluntad de Dios que decida cuándo partimos de esta tierra. Por eso nuestro mensaje es el rescate de valores en nuestra sociedad y entender que defender la vida de un ser humano no solo tiene que ver con política de Estado, debe quedar en un plano legal superior, protegido constitucionalmente, avalado por jueces independientes y promovido por todos los habitantes de esta tierra en general.

“El primer derecho de una persona es su vida”. Papa Francisco, 20 de Setiembre 2013.

Fray Alex Pinto: descansa en paz

Haz un comentario:

*

Tu email no se publica.

Síguenos en: