Los dos viajes oficiales del Papa a Ecuador, Bolivia, Paraguay, Cuba y EE.UU. son una muestra evidente del interés del Sumo Pontífice por nuestro continente. América es el continente de la esperanza y, geopolíticamente, la segunda región más importante de la Tierra. Para el cristianismo, América –sobre todo nuestra América Latina– es el continente en donde la Palabra de Dios se encarna en múltiple formas.

Según la Cepal, el nivel de pobreza de América Latina está fijado en un 28.1%  -dato del 2013. Una característica común en la región es la inequidad, la mala repartición de la riqueza. Para la cristiandad de América Latina, la inequidad es injustificable y contradice el sentimiento y el fundamento de nuestra fe. Y es en nuestra región en donde la Iglesia más ha avanzado en términos de preocuparse por los menos favorecidos.

En segundo lugar, la defensa de la Casa Común se hace urgente en nuestra región: la Amazonía es fuente de vida, pero sufre serias amenazas. Constantemente se denuncia la deforestación, la extracción minera y petrolera que contamina, los megaproyectos y las hidrovías, pero sobre todo preocupa el acoso a poblaciones nativas, el envenenamiento de sus ríos, la persecución a sus líderes y otros ataques más. Sin embargo, muchas organizaciones, varias de ellas católicas y, concretamente la Red Eclesial Pan Amazónica (REPAM), están trabajando sin descanso en visibilizar, denunciar y sensibilizar a la población, con el fin de que se empodere de la defensa de la Selva.

La REPAM también acompaña a las comunidades en su defensa territorial y, conjuntamente con ellas, ha logrado detener peligros emprendimientos petroleros, mineros y de deforestación. La Iglesia enarbola el eslogan “La Selva no se vende… la Selva se defiende” y así lo hacen las diferentes Diócesis de los países que conforman la Red Eclesial Pan Amazónica.

Papa alegriaOtra realidad importante en la que el Papa ha puesto su interés es la migración. Más de 13 millones de migrantes irregulares en USA, más de 160.000 asilados colombianos en Ecuador, migraciones a Europa y USA de gente colombiana, ecuatoriana, boliviana, argentina, mexicana, centroamericana, venezolana y de otros países se encuentran hoy en situación de migración, y no siempre en estado regular, sufriendo persecución, deportación, acoso y explotación.

El Papa conoce bien nuestra realidad; esta sabiduría papal quedó en evidencia al dar discursos y homilías en las que se nota claramente el profundo conocimiento que tiene Francisco de nuestra historia, nuestra realidad y nuestras necesidades. Todo esto configura un marco ideal para una evangelización a fondo del Pastor Mayor en su continente.

Pero este conocimiento, esta mirada del Papa a América no solamente nos debe llenar de regocijo. También tiene que ser un COMPROMISO, una conversión, una acción profunda de nosotras y nosotros, los fieles cristianos. El Papa hace un LLAMADO histórico y urgente, y su llamado espera nuestra REPUESTA.

Es hora de salir, de ir al encuentro, de cambiar nuestro modelo de vida consumista, excluyente, de descarte e indiferencia. Francisco nos ha renovado la fe; que también se remoce nuestro caminar. Gracias, Papa Francisco por este empujón a tiempo, por esta ilusión que anida en nuestros corazones. América entera te lo agradece.

Fotos: lapatilla.com y radiomaría.com.ar

CategoryEditorial
Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: