Ayer domingo, y en el marco de la celebración del Día Mundial del Agua, el Papa Francisco exhortó al mundo a cuidar el agua y a distribuirla para que sea un bien de toda la humanidad.

«El agua es el elemento más esencial para la vida y de nuestra capacidad de salvaguardarla y compartirla depende el futuro de la humanidad». Estas fueron las palabras del Pontífice, pronunciadas desde el palacio apostólico vaticano, ante una multitud de fieles que se congregó a la hora del Ángelus.

«Animo, por tanto, a la comunidad internacional para que vigile que las aguas del planeta estén adecuadamente protegidas y que nadie sea excluido o discriminado del uso de este bien, que es un bien común por excelencia», expresó Su Santidad, en la Plaza de San Pedro; el Papa fue enfático y lo reiteró en varias ocasiones: no basta con cuidar el líquido vital, sino que también hay que repartirla equitativamente y nadie puede ser excluido por razón alguna.

La conmemoración del Día Mundial del Agua viene celebrándose desde hace 22 años, pero ningún Papa fue más directo y radical en el tema: Francisco es consciente de la trascendencia del agua en la vida humana, y por eso la defiende y nos exhorta a cuidarla y a repartirla justamente.

Por su parte, la ONU, en su página oficial de internet, insistió en la relación que hay entre el agua y todas las áreas que inciden para que la humanidad tenga un futuro mejor. La ONU adelanta una campaña con el fin de crear conciencia sobre el cuidado del agua y pide un esfuerzo mundial para su saneamiento.

UNICEF y la Organización Mundial de Salud calculan que 748 millones de personas no tienen acceso a agua potable. Además, en el mundo hay más de 1.800 millones de personas que beben agua contaminada con heces. Coincidiendo con el Papa, UNICEF y la OMS piden a los gobiernos del mundo cuidar el agua y no excluir de este derecho a nadie en el planeta.

Imagen vía noticias24.com

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: