El P. Rafael Gonzales Ponce, a nombre de la Conferencia Ecuatoriana de Religiosos/as (CER), nos comparte la “Reflexión-oración de la vida consagrada ecuatoriana después del terremoto del 16 de abril de 2016”. Al enviarnos el Módulo de Oración, el P. Rafael nos dice: “Hemos trabajado duro y con mucho amor para terminar este módulo, esperando ayude en la oración a reconstruir la esperanza. Este sábado, a partir de las 8:30 am, hemos convocado a una reunión de superiores mayores o sus representantes en la CER para compartir y organizar nuestra acción. Ánimo, Dios está con su pueblo”.

Haciendo caso a su llamado, P. Rafael, acogemos y divulgamos con gusto este Módulo de Oración titulado ¡Animo, no temas!, ¡yo estoy contigo! Es el momento apropiado, porque hoy la Iglesia es una sola, la caricia a este pueblo dolido es una sola voluntad. La Iglesia responde unida orando y actuando, encabezada por el papa Francisco, pasando por la Conferencia Episcopal Ecuatoriana y todos sus Obispos, por la CER, por todas las organizaciones eclesiales, por más de 500.000 estudiantes de colegios católicos, por millones de mujeres y hombres católicos de Ecuador y el mundo que hoy se solidarizan en la oración y en la acción solidaria y misericordiosa por quienes ahora sufren.

MENSAJE CER POR EL TERREMOTO

Es el Padre Misericordioso quien ilumina a este equipo de reflexión teológica de la CER para que nos entregue a todas y todos los católicos de Ecuador estas Tres Guías de Oración. Precedidas por una Introducción que manifiesta la intención que nos reúne, cada Guía contiene un conjunto de reflexiones, oraciones y cantos que nos van a permitir, juntos y con ánimo, comprender que “Dios escucha el dolor y el clamor de su pueblo”; las Guías nos ayudarán a “Encontrar el rostro misericordioso de Dios”, podremos “Reflexionar en la Palabra” y recibiremos la necesaria y confortante “Iluminación desde la Biblia” que da cabida a los Salmos, a San Juan, a las Cartas a los Corintios y a otras Palabras llenas de esperanza y consuelo

Estas Tres Guías abrirán espacios y tiempos para que compartamos, para que construyamos un ambiente fraterno y solidario que permita compartir las experiencias que vivimos y lo que nuestras almas claman. La oración y la acción unen al pueblo de Dios; le ayudan a continuar el camino de construcción del Reino y, en estos momentos de dolor, le dan las pautas para orar con devota fe y actuar con esperanzada voluntad.

Con Cristo y su Iglesia, oremos y actuemos por nuestro pueblo dolido.

Amén.

CER-Módulo de oracion por daminificados de terremoto

  1. Con mis saludos cordiales, me gustaría saber con quién debo comunicarme para saber si se puede obtener la colección completa del boletín Conferencia Ecuatoriana de Religiosos (CER).

    Bendiciones

Haz un comentario:

*

Tu email no se publica.

Síguenos en: