El pasado sábado 25 de enero, el grupo de incidencia social y política de Tena realizó el descenso del río Anzu, ubicado al sur de la capital de Napo. La actividad se realizó con el fin de observar y reflexionar las actividades humanas que se desarrollan a las orillas del río, mismas que también lo amenazan.

El grupo de incidencia en Napo es relativamente nuevo, en su mayoría está conformado por jóvenes, aunque sus integrantes bordean las edades de entre diecisiete años hasta los treinta y cinco. Todos reunidos y preocupados por la misma causa; búsqueda de soluciones y/o alternativas a las problemáticas socio-ambientales en su provincia.

“En mi comunidad tenemos problemas con la recolección de basura, es una zona rural por lo que el recolector no llega y las personas que viven en mi comunidad no saben qué hacer con su basura y la botan en los ríos” cuenta Clide Alvarado, quien ha vivido toda su vida en Archidona y que forma parte del grupo de incidencia de Napo, es estudiante universitario y está próximo a graduarse. Comenta que la basura está contaminando al río y desapareciendo a las especies que lo habitan. En su tiempo libre trata de hablar con los habitantes de su comunidad para evitar que esa basura llegue a los ríos.

“El medio ambiente es parte de nosotros, por eso debemos seguir auto-educándonos y educar a los demás” destaca Karen Narváez, quien también forma parte del grupo, es de las más jóvenes. Está interesada en la lucha contra los desechos y la contaminación, sin embargo menciona que a veces recibe comentarios desalentadores de personas cercanas a ella, pese a eso enfatiza que está aprendiendo a socializar e incidir en temas sociales y políticos.

El descenso al río Anzu se organizó junto a Aqua Xtreme, agencia dedicada a realizar travesías en toda la provincia de Napo, Daniel Robles es dueño del local y también forma parte del grupo de incidencia. En dos botes y cuatro kayacs se distribuyeron los diecinueve participantes, quienes conocen bien los ríos de sus localidades.

En las cinco horas que duró el descenso, Daniel Robles, quien es guía naturalista, indicaba las principales actividades que actualmente afectan al Anzu y a muchos otros ríos de la provincia. La extracción de oro a través del dragado del río, la minería realizada a pocos metros de la rivera, la extracción de material pétreo y la contaminación por el mal manejo de desechos de muchas comunidades y de la ciudad destacan entre las principales causas.

“No existe una correcta socialización dentro de las comunidades ni en la ciudad, tampoco sobre el correcto manejo de los recursos naturales, tampoco de los desechos que producimos los humanos, esto nos ha impulsado a nosotros a generar estas actividades y llevar a las personas a los lugares exclusivos para dar a conocer las problemáticas que tenemos” dice Robles.

Para saber más

El grupo de incidencia de Napo se lleva formando y organizado desde julio del año pasado, forman parte del proceso que lleva el área de Ecoteología de Cáritas Ecuador en toda la Amazonía con 720 personas involucradas y participante de espacios de formación y de participación social y política.

CategoryEcoteología
Haz un comentario:

*

Tu email no se publica.

Síguenos en: