Papa-Francisco8

Papa Francisco

En un original artículo, el periodista norteamericano Gail Collins, del New York Times hace un análisis del entorno que rodeará el encuentro entre el papa Francisco y el Presidente de los EE. UU, anunciado para el 27 de marzo; el mismo es uno de los objetivos principales de la gira de Obama por Europa prevista para la primavera de este año.

Collins contrasta la altísima aceptación que tiene Francisco a nivel mundial, y el bajo entusiasmo que muestran los norteamericanos por su actual presidente: “El papa Francisco la pega en todas y Obama no pega una. Hace poco, cuando su gobierno decidió mudar su embajada vaticana a un edificio más seguro, las quejas fueron tan intensas que cualquiera hubiera dicho que Obama había ordenado una recreación del Saqueo de Roma” escribe Collins en su columna de hoy viernes 24 de enero.

El artículo periodístico valora el alto prestigio moral que tiene Francisco, e ingresa en un divertido pero lógico análisis de la inteligencia papal: “… el papa Francisco se ganó el corazón del mundo haciendo un par de cosas que eran tan obvias que es asombroso que no se le hayan ocurrido a ningún papa anterior. Por ejemplo, que si uno va a hablar de los pobres, es mejor evitar hacerlo desde sillones dorados”.

Continuando con el análisis de las acciones renovadoras que Francisco está asumiendo comentó: “En vez de pedir más caridad para los pobres, Francisco decretó que el mundo tenía que abandonar la idea de que cuando los ricos se hacen más ricos, tarde o temprano todos se benefician. La teoría económica del derrame es sinónimo de “una confianza burda e ingenua” en la bondad de quienes ostentan el poder económico””.

Lo que queda claro es que la política norteamericana es sensible a lo que hace y dice nuestro Pontífice. También es obvio que la comunidad católica norteamericana incide en la vida política del país del norte, no con una perspectiva capitalista, sino con la mirada de la Doctrina Social de la Iglesia, que predica la solidaridad como una herramienta indispensable para construir el Reino de Dios.

Síguenos en: