Estos ecosistemas, además de tener una importancia social y cultural son de vital importancia para la tierra, la humanidad depende de ellos como son: el aire, el agua y la alimentación. Los páramos, los humedales y los bosques, son vitales para la producción, almacenamiento, conservación y distribución del agua, así da cuenta la cartilla sobre el cuidado de la Casa Común, que publicó la Red Nacional de Pastoral Ecológica.

Valeria Alcocer, Coordinadora de Proyectos de la Pastoral Social Cáritas Riobamba, menciona la importancia de estos ecosistemas para la existencia de la humanidad e invita a que se preserve cada uno de ellos ya que son fuente de agua.

Así mismo destaca que la provincia de Chimborazo es una de las zonas privilegiadas por contar con una extensión de 648 mil 124 hectáreas de páramos andinos con una superficie del 38% de la provincia, en cuanto a hectáreas de bosques andinos cuentan con el 8%, de ahí que los páramos son de vital importancia porque son principio de agua.

Además la provincia de Chimborazo, cuenta con tres cuencas hidrográficas importantes para el riego y la generación eléctrica a nivel nacional como son: el río Guayas y las cuencas de los ríos Pastaza y Santiago, al mismo tiempo es una de las zonas con mayor superficie de paramos que se puede encontrar en el Ecuador.

Los páramos son fuente de vida ya que ellos son colchones de agua para la existencia de los ecosistemas como la fauna y flora e incluso para el bienestar ser humano, pues la captación de carbono está ligados a la conservación de páramos y humedales.

En ese sentido, Valeria Alcocer, enfatiza que los proyectos de Cáritas Riobamba, trabaja en dos ejes fundamentales como son: la sensibilización y concientización. Prevenir y reducir el avance la frontera agrícola y recuperar las zonas ya degradadas, es decir redimir el suelo para la regularización del agua.

Es primordial y urgente trabajar en el cuidado y conservación de bosques, páramos y humedales en la provincia de Chimborazo, ya que es una de las regiones que tiene una gran influencia agrícola y ganadera y pone en fragilidad la conservación de estos recursos. Desde la Diócesis de Riobamba se ha ejecutado programas y proyectos que dan pauta para mejorar la situación social y ambiental de la comunidad y generar un cambio de actitud frente al uso de los recursos.

En la encíclica Laudato Sí, se habla de una ecología integral, humana, social y ambiental por lo que es urgente sensibilizase y que llegue al corazón de cuidar los bienes de la creación, finaliza Valeria Alcocer.

«El cuidado de los ecosistemas supone una mirada que vaya más allá de lo inmediato, porque cuando sólo se busca un rédito económico rápido y fácil, a nadie le interesa realmente su preservación. Pero el costo de los daños que se ocasionan por el descuido egoísta es muchísimo más alto que el beneficio económico que se pueda obtener. En el caso de la pérdida o el daño grave de algunas especies, estamos hablando de valores que exceden todo cálculo. Por eso, podemos ser testigos mudos de gravísimas inequidades cuando se pretende obtener importantes beneficios haciendo pagar al resto de la humanidad, presente y futura, los altísimos costos de la degradación ambiental», Laudato Sí 36.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: