Haciendo visible lo invisible, es el lema propuesto por la ONU para este año 2022, en el que se pretende mostrar los graves estragos para el planeta y que en el futuro puede suponer el no contar con este valioso recurso como lo es el agua.

El Día Mundial del Agua se celebra el 22 de marzo de cada año y el principal objetivo es crear conciencia en el hombre de la importancia de cuidar el líquido vital para la vida de los seres humanos y las diversas especies en la tierra.  El Día Mundial del Agua fue proclamado por la ONU en 1992. Ese año se celebró en Río de Janeiro la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, de allí surgió la propuesta, siendo 1993 el primer año de celebración.

La importancia del agua es tratada y analizada como un recurso fundamental para la vida de los seres vivos. Desde varios espacios a nivel mundial se da a conocer la problemática de los millones de personas que no tienen acceso al suministro de agua potable, y si la tienen consumen agua contaminada.

El agua es un derecho fundamental para la preservación de la vida en todas sus formas. Considerada como un derecho humano, este valioso e indispensable recurso natural, no llega de forma segura a un gran número de personas en distintos países, sobre todo a los más pobres, donde el agua potable no es accesible.

De acuerdo a la Organización de Naciones Unidas, (ONU), la población más afectada es la carente de recursos económicos, donde el saneamiento de las aguas, es un verdadero lujo, sólo es posible para las sociedades más avanzadas y los países desarrollados.

Este 22 de marzo, se realizan varias actividades como marchas en defensa del agua y la vida, la entrega de principios y leyes se realizará en la ciudad de Quito y en la provincia de Cotopaxi.

En el marco del Día Mundial del Agua y la celebración del Pawkar Raymi la Confederación de Nacionalidades Indígenas y Campesinas del Ecuador, (CONAIE), invita a todos los pueblos y nacionalidades indígenas, comunidades, organizaciones, juntas de agua y ciudadanía a participar de la marcha de conmemoración y entrega de principios y mandatos de la Ley de Aguas a la Asamblea Nacional del Ecuador.

Mientras que el gobierno nacional, inaugurará este martes 22 de marzo, el proceso de diálogo con distintos sectores para elaborar una nueva Ley de Recursos Hídricos, en atención a la disposición de la Corte Constitucional.

Según un análisis de la Agencia de Regulación y Control del Agua, el acceso al agua potable en algunas provincias del Ecuador es bajo todavía. Conversamos con algunos actores sociales de las provincias de Esmeraldas y Los Ríos para conocer la realidad del consumo del líquido vital en estas comunidades.

En Quevedo

Para la Soraya Cedeño, de Cáritas Quevedo, el servicio de agua en la ciudad es deficiente, en el área urbana la población cuenta con cisternas, existen sectores que sufren a diario los cortes del líquido y ciertos lugares se abastecen del río Quevedo para sus labores diarias, el mismo que se encuentra contaminado. De acuerdo a estudios e investigaciones que se han hecho sobre el agua que consume la población en la ciudad, esta no es de calidad, manifiesta.

Otro de los grandes problemas que enfrenta la ciudad que cuenta con 478 mil habitantes, es la contaminación del río Quevedo, en sus orillas existen asentamientos humanos, haciendas, fincas y sembríos agrícolas, por lo que existe un mal manejo de desechos por parte de la población que arroja basura al río. “Las bananeras e industrias de la zona también contribuyen a la contaminación: lanzan los compuestos químicos y se deshacen de los desperdicios por tuberías que van a parar al río Quevedo”.

Soraya Cedeño, cuenta que hace tres años, el consejo de Participación Ciudadana junto al Municipio, “trataron sobre la contaminación del río Quevedo y no paso nada, la ciudad y la provincia de los Ríos no cuenta con una posición fuerte de lucha contra este problema de la contaminación”.

Así mismo, la religiosa al referirse a la importancia de luchar por defender los recursos hídricos, dijo que como provincia se desconoce, no hay políticas públicas que favorezcan a la población, se priorizan otras obras y se deja de lado el tema de la salud. “La contaminación de las fuentes hídricas de donde nos abastecemos para tener agua que luego es tratada y distribuida en la ciudad, da como resultado muchas enfermedades y que afecta sobre todo a la población, que se provee del río para realizar sus labores domésticas. Existen niños y adultos con enfermedades gastrointestinales y de piel, esta situación conlleva a un deterioro de vida como es ausentarse de las aulas escolares y a vivir con desnutrición”.

“Las autoridades son conscientes de que se descargan aguas servidas sin tratamiento en el río Quevedo, ya que la ciudad carece de alcantarillado. No hay la preocupación por parte de las autoridades para realizar campañas de educación ambiental para educar a la población que aprenda amar su tierra y sus recursos y la importancia de los mismos. No hay voluntad política”, reitera Soraya Cedeño.

La población también tiene responsabilidad ya que arroja la basura al río. Todas las personas tenemos derecho a vivir en un ambiente sano y libre de contaminación, tenemos que hacer uso de nuestros conocimientos para reclamar nuestros derechos e intervenir en la toma de decisiones.

Al finalizar, Soraya se refirió a la participación en el proceso de incidencia sociopolítica en la zona costa que desde el área de ecoteología de Cáritas Ecuador acompaña en la construcción de propuestas desde la realidades territoriales y eclesiales, afirmó que: “El proceso de incidencia es una oportunidad única para hacer un cambio y diferencia en la vida de todos especialmente de los más olvidados. Ha significado aprender desde nuestras raíces, formarnos y sobre todo aprender a conocer a nuestra comunidad, sus problemas y enfocarnos en el problema del agua de consumo diario. Encaminados a intervenir sabiendo que acceder al líquido vital es un derecho”.

A pesar de que el 70% del planeta esté compuesto de agua, solo el 2,5% es agua dulce. Sin embargo, de esta cantidad, tan solo el 0,007% está disponible para consumo humano. Esto se debe a que el 69% está congelada en los polos, el 30% está como agua subterránea en los acuíferos y el 0,3% en los ríos y arroyos.

Por esta razón, y bajo el lema ‘Agua subterránea – Haciendo visible lo invisible’ se pretende mostrar los graves estragos para el planeta que puede suponer no contar con este valioso recurso.

En Esmeraldas

La escasez de agua, la mala calidad y la contaminación son problemas que soportan miles de personas en el planeta. Ecuador no escapa de ello, Esmeraldas es otra provincia que enfrenta graves problemas ambientales. “Desde hace varios años soporta un cercenamiento sistemático de su territorio el cual se ha dado por partes y por actividades, todas ellas de manera extractiva”.

“Hace 80 años ingresaron las compañías madereras deforestando los bosques nativos de la provincia. Las empresas palmicultoras reemplazaron la diversidad del bosque por monocultivos de palma de aceite o palma africana hace 25 años y los frentes mineros ingresaron hace 18 años, hasta el momento han causado la contaminación de los ríos y de las tierras productivas”, menciona Enrique Valencia, ingeniero ambiental, promotor de proyectos de la pastoral social Cáritas Esmeraldas y líder comunitario de la Parroquia Borbón del Cantón Eloy Alfaro.

Las situaciones extractivas que se han dado en diferentes zonas de la provincia, “no solo han mermado las condiciones óptimas de vida de la población de los cantones de San Lorenzo y Eloy Alfaro, sino que han contaminado los ríos su fuente como líquido vital, afectando la salud de sus habitantes”.

La mayoría de las ciudades de la provincia de Esmeraldas no cuentan con un sistema de agua potable, lo que tienen es agua entubada. “Hay que mencionar que los cantones Eloy Alfaro y San Lorenzo cuenta con redes de abastecimiento de agua y tubería y se lo hace a través de la captación de los ríos que están contaminados con metales pesados producto de la minería, así como: con pesticidas y plaguicidas producto de las actividades de las fumigaciones de los cultivos de palma, esta realidad lo viven muchas comunidades de la provincia de Esmeraldas: norte, sur y centro”, indica Enrique Valencia, quien agrega que ante la problemática de las comunidades, se han organizado en diferentes colectivos para defender los ríos, la naturaleza y la vida humana bajo el lema: Laudato Sí y el DHIS.

En la provincia de los Ríos

El agua al ser un recurso vital y que debe ser de calidad, aún no llega a todos. Es así que, en la provincia de los Ríos, la mayoría de cantones no dispone de agua de calidad en para el consumo humano, señala Verónica Herrera, miembro de Cáritas Valencia.

El cantón Valencia recibe agua de captación de los ríos Puembo, Chipe y del estero la Fanny que está conformado por 5 captaciones: dos en el río Puembo uno el estero la Fanny y dos captaciones en el río Chipe.

“Los efectos de la contaminación ambiental son fuertes en el agua, pues los ríos por donde viene el agua de captación están contaminados por las descargas directas de aguas servidas de las ciudades por donde pasa el río que son: Valencia, Pucayacu y Guasaganda, son asentamientos poblacionales que no cuentan con plantas de tratamiento de aguas residuales y dentro del cantón valencia hay tratamientos deficientes”, enfatiza Verónica Herrera.

Valencia, es un cantón joven que tiene 26 años de cantonización y el aire de la ciudad está contaminada debido a las fumigaciones aéreas, alrededor del sector hay 3 bananeras y sus aspersiones de químicos afecta a la población urbana y rural.

“El agua que se consume en Valencia no es de buena calidad y apta el consumo humano, en algunas ocasiones el agua viene con otro color. El agua que consume la población de Valencia no es potable, y al no contar tampoco con agua entubada, recurre a la perforación de pozos los mismos que están cerca de pozos sépticos por lo que hay contaminación del agua. Producto del consumo de agua de mala calidad se producen enfermedades como: la parasitosis intestinal, la infección de las vías urinarias y la globaginitis”.

“Se carece de políticas nacionales para el agua y el enfoque de cuencas hidrográfica, no hay interés para tratar y gestionar los recursos hídricos, o hay una gestión débil. Hay un alto porcentaje de desconocimiento de las leyes en ciudadanía a nivel de la provincia”.

Al finalizar el diálogo, Verónica Herrera, nos entrega un mensaje: “Cáritas Valencia, sueña con una ciudad verde, alegre, feliz. Con jóvenes que crezcan sanos y que haya buena agua, como Dios nos regaló un mundo verde, debemos ser un pueblo unido, buscar con las autoridades el beneficio común”.

¿Qué es el Agua?

El agua es un recurso natural compuesto por moléculas de hidrógeno y oxígeno, que es indispensable para la vida. Es un bien considerado como el oro líquido del planeta y que hace posible que todas las especies terrestres continúen creciendo y desarrollándose cada día.

De ahí la importancia de evitar su despilfarro. Es un recurso limitado, todo lo contrario de lo que piensan muchas personas. En este sentido, hace falta una mayor toma de conciencia para su preservación, porque si algún día llegara a escasear, traería consecuencias irreversibles para la humanidad.

Uno de los temas centrales que ha ocupado a las Naciones Unidas es el relacionado con el cuidado y preservación del agua dulce en todo el mundo como parte del desarrollo sostenible y así ha quedado plasmado en la Agenda 2030.

Actualmente existe mucha preocupación en todo lo que concierne a los recursos hídricos de todo el planeta, ya que en los últimos años se ha venido notando una disminución significativa de los mismos por el uso indebido y el despilfarro debido a: Un crecimiento acelerado de la población en todo el mundo.  Esta ha sido una de las principales causas y donde se prevé que para el año 2050, esta cifra rondará los 10.000.000 en todo el globo.

 

La defensa del agua y preservación del líquido vital, preocupa a varias comunidades

En la zona norte, centro y sur de la provincia de Esmeraldas, aseguran que el problema del agua en las diversas comunidades es de mucha preocupación.

Felisa Caicedo, líder comunitaria del Colón Eloy perteneciente al cantón Eloy Alfaro, asegura que el problema del agua “es serio y grave pues el mismo está contaminado. “Los ríos, los esteros y montaña están destrozados por las empresas palmicultoras y madereras. Desde que entraron estas empresas se perdió la armonía y convivencia entre los habitantes de la zona, ya que dependíamos de los ríos y la montaña para proveernos de agua y de alimentos, por lo que ahora solo nos queda recuerdos y pena”.  “Nosotros nos hemos organizado para defender la naturaleza, lo que pedimos a las autoridades que no sean indolentes, necesitamos recuperar nuestros ríos”.

«Hemos llegado hasta Quito para defender el agua y no hemos sido atendidos, enfatiza Felisa Caicedo, “hasta el punto de enfrentarnos entre hermanos, unos a favor de las empresas y otros en defensa del agua. Las empresas palmicultoras y madereras se aprovechan de la situación económica y contratan a familias para que trabajen con ellos y se ponen en contra de nosotros los defensores del líquido vital”.

EL temor que existe entre los habitantes de la zona de adquirir enfermedades producto de ingerir agua contaminada es grande, sostiene Felisa Caicedo, quien asegura que “en los últimos tiempos han aparecido algunas enfermedades como el cáncer y existe el riesgo que nazcan niños con discapacidades y mujeres estériles”.

Se ha solicitado a las autoridades competentes para que haga un análisis químico y poder saber hasta qué punto está afectada la salud de la población y no hay respuesta de ninguna autoridad, indica Felisa Caicedo, quien recuerda “que el cantón Eloy Alfaro cuenta con más de 46.200 mil habitantes y alrededor del río Santiago viven más de 7.900 habitantes y no sabemos cuántos y cuál es el grado de contaminación que tenemos”.

En algunas comunidades la población consume el líquido vital a través de agua entubada. “Mi mensaje por el Día Mundial del Agua es para los ciudadanos y en especial para los gobernantes, que por favor piensen en ese líquido que Dios nos dejo es para todos y que la igual que unos utilizan agua tratada, otros utilizamos agua contaminada, no es justo que haya desigualdad”.

También conversamos con Marlene Corozo, miembro de la red coordinadora del norte y presidenta de la Unión de Organizaciones Negras del Norte de Esmeraldas, quien enfatiza que los habitantes de este sector: “vivimos en medio de una zona contaminada, además de ser uno de los cantones más pobres y abandonadas de los gobiernos de turno. Éramos felices cuando nuestra agua era pura y libre de enfermedades, así como nuestra alimentación también era sana. Nos sentiríamos felices y contentos si tuviéramos un agua digna, de calidad y saber que las generaciones venideras e hijos van a tener una vida sana”.

“El agua es un bien imprescindible para el equilibrio de los ecosistemas y la supervivencia humana, y es necesario gestionarla y cuidarla para que no se contamine ni se pierda” Papa Francisco

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: