DSC_0413

Sor Gisella Dellagiacoma

La tercera jornada del Congreso Nacional sobre la Fe, Caminar, Edificar y Confesar” se inició con la Santa Eucaristía, presidida por S.E. Mons. Ignacio Ducasse Medina, en la Parroquia María Auxiliadora, iglesia del Girón.

A renglón seguido, se dio inicio a la conferencia y las ponencias del día. Fue precisamente Mons. Ducasse, Obispo de Valdivia y Secretario General de la Conferencia Episcopal de Chile, el encargado dictarnos la Conferencia “Confesar” el último concepto del congreso.

Inició la presentación animándonos a analizar la fenomenología elemental del testimonio. Comentó que el testimonio es la máxima expresión del Confesar así como la palabra Testimonio tiene varias acepciones ya sea probatorio de verdad, jurisprudencial y ético, que es el que estaremos analizando acá.

“Nuestro Testimonio, como cristianos, es confesar y proclamar, testificar la fe. ¿Cómo Confesar la fe? Como lo hicieron los misioneros de los primeros tiempos de la Iglesia: ellos fueron apóstoles y evangelizadores, una labor que los convierte en los fundadores de la Iglesia. También podemos Confesar nuestra Fe como lo hicieron las comunidades cristianas a partir del siglo III: ellos se dedicaron a predicar a los fieles”. También nos dio su parecer respecto al martirio cuya existencia es la máxima expresión del Testimonio de la Fe, de Confesar la fe.

Concluyó su presentación invitándonos a amar a la iglesia, a vivir en ella bajo una experiencia de amor y de dolor, ya que el dolor es inherente al amor.

Audio Mons. Ducasse

Siguiendo las exposiciones, le tocó el turno a Max Loaiza, Presidente Nacional del Consejo Ecuatoriano de Laicos Católicos. Durante su conferencia sobre el apostolado laical, enfatizo cuán importante es la formación de los mismos y esto se lo debe a Benedicto XVI, que entendió que la Iglesia necesitaba desempolvar los documentos del concilio vaticano.

De la misma forma lo expresaba Juan Pablo II que estaba consciente de la riqueza que hay en ellos y ahora con el Papa Francisco que los invita a salgan de sus parroquias  vayan difundiendo y renovando los documentos con una adecuada explicación, dijo el sr. Loaiza.

Ya finalizando dejó el cuestionamiento sobre que la vocación de los laicos no está muy afianzada. El verdadero papel que tienen es el de asumir el compromiso con la comunidad,  donde los seglares obtienen el derecho y la obligación del apostolado de la unión con Cristo desde el bautizo.

Audio del sr. Max Loaiza

La tercera ponencia del Congreso Nacional sobre la Fe, de este día estuvo dedicado al Decreto Ad gentes divinitus, sobre la actividad misionera de la Iglesia, y estuvo a cargo de Sor Gisella Delliagiacoma, hija de María Auxiliadora Salesiana de Don Bosco.

Según sus palabras, la misión evangelizadora de la iglesia es cumplir con el mandato de Jesús, que supone predicar, anunciar  e implantar la doctrina. La misma está llamada a bautizar y formar comunidades cristianas suficientemente establecidas en todo el mundo.

Ahora bien, analizando el mundo actual pudo distinguir tres situaciones: aquella a la cual se dirige la actividad misionera de la iglesia, pueblo, grupos humanos, contextos socio culturales donde Cristo y su evangelio aun no son conocidos después de 2000 años.

Al terminar su intervención, la Hna. Gisella fue aplaudida, de pie por 3 minutos, por todas y todos los que estábamos en el coliseo de la PUCE, escenario central del Congreso sobre la Fe. Ella es un verdadero ejemplo de vida, un Testimonio real de la Fe y del Trabajo en y por Cristo.

Audio de la Hmna. Gisella

 

Tags
Síguenos en: