Charles Chaplin en la película "Tiempos Modernos"

Charles Chaplin en la película “Tiempos Modernos”

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra”

Génesis, 1,1

Queremos reconocer el esfuerzo diario que todo ser humano hace al trabajar. La dignidad del trabajo cobija hasta el más humilde de los empeños. Así como la Naturaleza, obra máxima del Gran Hacedor, está edificada en base a pequeños esfuerzos, la Comunidad humana también está construida a base de ese grano de arena que todas y todos aportamos cuando laboramos.

Ganarnos el pan con el sudor de nuestra frente es parte de la gran bendición con que Dios nos cobija. Hoy, cuando corren tiempos difíciles en otros países y la crisis económica golpea a los que antes vivían en la abundancia, debemos agradecerle a Él poder contar con un empleo para satisfacer nuestras necesidades básicas.

Trabajar con entusiasmo, con responsabilidad, con amor y con esfuerzo: esa es la luz que debe alumbrar nuestro diario quehacer. Poder, dentro de nuestro trabajo, realizarnos como personas, dar lo mejor de nosotras/os mismos, aportar al desarrollo justo de la comunidad. Así, con esta noble intención, podemos entender que el trabajo es una parte sustancial de la vida y, al  mismo tiempo, la mejor forma de socializar y continuar la obra del Creador.

Que Nuestro Señor nos dé la claridad, la voluntad y la fuerza para hacer de nuestro compromiso laboral un camino de crecimiento y de aporte a una Comunidad cada vez más unida en Cristo y en el amor al prójimo.

Síguenos en: