Esta frase forma parte del mensaje del Papa Francisco con ocasión de la XXIII Jornada Mundial del Enfermo, que se celebra el próximo 11 de febrero.
Sensibilizar el pueblo de Dios, a las instituciones sanitarias católicas y a la sociedad civil, son algunos de los objetivos que busca la Jornada Mundial del Enfermo, manifiesta la Hna. Ruth Segarra, Coordinadora Nacional de la Pastoral de la salud, quién destaca que es importante que las personas que viven y trabajan junto a los que sufren, comprendan mejor la importancia de la asistencia religiosa.

La hermana Ruth,XXIII-01 comparte algunas sugerencias prácticas para la celebración de la Jornada Mundial del Enfermo entre las que se encuentran: visitas de los sacerdotes y agentes de pastoral parroquial a los enfermos y a sus familias, dar al enfermo oportunidad para ser escuchado, preparar personas al servicio misionero de los enfermos, celebrar la Eucaristía por y con los enfermos de la parroquia, con la celebración del sacramento de la Unción de los enfermos.

Curar pocas veces,
Sanar muchas,
Animar siempre
Todo enfermo es mi hermano

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: