fbpx

La Pastoral de la Salud de Cáritas Ecuador en coordinación con  la Arquidiócesis de Portoviejo, realizaron el seminario nacional Bioética y las Pandemias el pasado sábado 25 de septiembre en el Auditorio del Seminario Mayor – San Pedro de Portoviejo. El evento tuvo la finalidad de informar, formar, reflexionar y socializar diversos temas coyunturales entorno a la bioética y la actual pandemia mundial.

El P. Verdi Plaza, Vicario Episcopal de la Salud de Portoviejo, fue el responsable de dar la bienvenida a los participantes, quien mencionó “este seminario se constituye en un espacio de estudio, reflexión y propuesta a las diversas realidades que nos interpelan día a día”. De su parte, Jesús Alberto Briceño, coordinador de la Pastoral de la Salud de Cáritas Ecuador, destacó la importancia del evento que tiene como fin avanzar en la formación de los agentes de pastoral de la Arquidiócesis de Portoviejo.

Bioética y las Pandemias, fue la primera ponencia del seminario que estuvo a cargo de los sacerdotes: Verdi Plaza y Carlos Julio Vizcaino, quienes realizaron una conceptualización del tema, abordaron los antecedentes históricos de las pandemias, la relación entre bioética y las pandemias, y las implicaciones éticas ante el confinamiento de la población y sus consecuencias.

La segunda ponencia, Bioética y la Pandemia de la Eutanasia, estuvo a cargo del P. Fausto Pucha, Coordinador Diocesano de Cáritas Loja y especialista en Bioética, esta se realizó de manera virtual. El padre presentó la definición y los elementos del término eutanasia, así como los tipos en la enseñanza terapéutica, como entender la condición humana y finalmente los cuidados paliativos.

El doctor Ángel Pacheco, médico internista dedicó su ponencia a los desafíos bioéticos en el marco de la pandemia Covid-19, destacó que se cumplieron los 50 años del termino bioética, “donde el personal sanitario se convirtió en el primer decisor en el dilema bioético y los principios aceptados universalmente demostraron sus limitaciones y surge un conflicto entre el ejercicio clínico de la medicina y las necesidades de salud pública”.

Durante la ponencia se plantearon 3 grandes desafíos:

1 Toda la bioética post pandemia es un desafío.

2  El acto médico no será visto de la misma forma.

3  El debate bioético tocará cada vez más el ámbito no médico.

Para cerrar el evento, se contó con la participación del P. Alberto Radaelli, presidente de la Fundación Ecuatoriana de Cuidados Paliativos, con el tema Humanización y Ética del Cuidado en Tiempos de Pandemia, la intervención fue de manera virtual, quien enfatizo: “La pandemia provocada por el virus SARS – Cov – 2 es una de las mayores tragedias humanas y sanitarias que ha vivido la humanidad en los tiempos modernos, un fenómeno que está modificando estructuras y estilos de vida consolidados”.

Durante la exposición, afirmó que debe existir comunión entre humanización y cuidado, el cuidado en la soledad, el conflicto entre cuidado del paciente y autocuidado, la primacía de la prevención y consolar en el sufrimiento. Al finalizar dejó una reflexión: El impacto en el mundo de la salud, económico y social es de proporciones impresionantes. Los chinos definen la palabra crisis con un doble significado: “peligro” y “oportunidad”.

Para finalizar el evento, se reconoció el esfuerzo que realizaron Cáritas Ecuador y la Arquidiócesis de Portoviejo para tener espacios presenciales de formación.  La participación de los agentes de pastoral de la salud  en este tipo de encuentros es de vital importancia para la formación en tiempos de pandemia.  En el seminario se dieron cita, agentes sanitarios, laicos comprometidos, agentes de pastoral de la salud, universitarios, sacerdotes, religiosos y religiosas, así como integrantes de los diferentes apostolados seglares que peregrinan en la Iglesia particular de Portoviejo. El evento culminó con una eucaristía que la presidio el P. Verdi Plaza, Vicario Episcopal de la Salud de Portoviejo.

¿QUÉ REALCIÓN HAY ENTRE LA BIOÉTICA Y LAS PANDEMIAS?

La bioética: reflexiona, delibera y hace planteamientos normativos y de políticas públicas para regular y resolver conflictos en la vida social, especialmente en las ciencias de la vida, así como en la práctica y en la investigación médica que afecten la vida en el planeta, tanto en la actualidad como en futuras generaciones.

En el ámbito global, la bioética se ha posicionado como un quehacer inter y multidisciplinario que promueve un enfoque integral en el abordaje de la salud, con el fin de hacer frente a las tensiones y conflictos que deriven del choque de valores entre culturas, considerando la ponderación entre intereses individuales y colectivos, poniendo de relieve la protección de grupos en condiciones de vulnerabilidad.

Es en estos tiempos de pandemia en los que el ser humano necesita del ser humano, en los que el equipo de salud debe contar con las medidas de seguridad máximas; y, el no contar con ello significa dejar en indefensión a todos. Las autoridades gubernamentales, así como la población, deben ser conscientes, corresponsables y acatar las medidas sanitarias.

¿POR QUÉ PARA PASTORAL SOCIAL CÁRITAS ECUADOR ES IMPORTANTE LA BIOÉTICA?

“La actividad de los agentes de Pastoral de la Salud tiene un alto valor del servicio a la vida. Es la expresión de un empeño profundamente humano y cristiano, asumido y desarrollado como actividad, no solo técnica, sino de un entregarse total e incondicionalmente y de amor al prójimo. Tal actividad es «una forma de testimonio cristiano». «Su profesión les exige ser custodios y servidores de la vida humana»”. (PCPAS).

La vida es un bien primario y fundamental de la persona humana. En el cuidado de la vida se expresa, pues, ante todo, una obra verdaderamente humana al tutelar la vida física.

La pastoral es el servicio que presta la Iglesia, siguiendo el ejemplo de Jesús el Buen Pastor, que ha venido para que tengamos vida y vida en abundancia (Cf. Jn 10,10) y que va en busca de la oveja perdida y que cuando la encuentra herida y temblando de frío, cura sus heridas, la pone sobre sus hombros y la regresa al redil (Cf. Lc 15,4).

Cristo ha venido no a ser servido “sino a servir y a dar su vida en rescate por todos” (Mt 20,28). En su ministerio, anunciando la buena nueva, no sólo predica y llama a la conversión, sino que este anuncio va acompañado de signos prodigios, donde Jesús se muestra compasivo con los que sufren y sana a muchos enfermos.

CategoryComunicación, Salud
Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: