fbpx

La Cáritas Parroquial es el organismo pastoral que tiene la responsabilidad de animar, promover y coordinar el testimonio de la caridad en la comunidad cristiana. Guiados por el Párroco, forman Equipos de Cáritas Parroquial para animar y coordinar la Pastoral de la Caridad en su territorio. La gente que integra una Cáritas Parroquial es diversa: son laicas y laicos, de edades diversas, con oficios, educación y culturas diferentes que, alrededor de la fuerza parroquial, se comprometen socialmente.

Algunas de las principales acciones que lleva adelante una Cáritas Parroquial son:

  • Promover en la comunidad la espiritualidad de la caridad, una espiritualidad de la cercanía, del compromiso con los pobres que hunda su raíz en la persona de Jesús, en el Reino de justicia y de amor que Él anuncia
  • Animar a toda la comunidad parroquial en el sentido de comunidad y sensibilizarla sobre la realidad para que entre en un proceso de concienciación
  • La formación de la comunidad cristiana y, especialmente, de los responsables de la acción socio-caritativa para que puedan desarrollar su actividad como voluntarias/os entre los pobres
  • La promoción de actuaciones coherentes y significativas que tratan de dar respuesta a las necesidades de la gente, acciones que se traduzcan en proyectos que sean significativos y eficaces
  • La promoción del voluntariado de Cáritas que estructura su vida desde el servicio solidario
  • Promover la comunicación cristiana de bienes, entendida como la responsabilidad que tiene la comunidad entera de sacar adelante su compromiso con los pobres
  • Promover la relación con la zona pastoral y con la Cáritas Diocesana como un estilo de trabajo organizado que permita ofrecer servicios mucho más cualificados y socializados

Partiendo de la Doctrina Social de la Iglesia, el accionar de las Cáritas Parroquiales asume el desarrollo humano integral  y solidario (DHIS) como la mejor forma de crecer. Promueve la equidad de género, la economía popular y solidaria, la soberanía alimentaria y apoya a las personas que se encuentran en situación de movilidad humana. Cáritas Parroquiales también colabora en la salud y, en algunas jurisdicciones, se brinda apoyo a la población privada de su libertad.

Se avanza a diario en la construcción de una red que genere información de lo que hace cada Cáritas Parroquial, tratando de socializar las experiencias positivas, los logros significativos y las dificultades encontradas en la labor pastoral. Cada vez hay más comunicación interna, que permite a quienes integran las Cáritas Parroquiales saber qué se hace en otras Parroquias y qué se puede replicar en la propia.

En este mes de abril, todas las Cáritas Parroquiales del país tendrán la oportunidad de presentar sus experiencias, participando en un Concurso que receptará trabajos hasta el 20 de junio. Cualquier formato es válido, lo importante es contar qué se está haciendo desde la parroquia para ser una caricia, para ser solidarias/os, para dar amor y apoyo a quienes han sido menos favorecidos.

El lema del Concurso lo dice todo: “Salir al encuentro de las y los hermanos necesitados”. Que sean muchas, muy variadas y útiles las experiencias que estos grupos voluntarios, unidos por la dinámica parroquial, hagan en favor de las hermanas y hermanos necesitados. Cáritas Parroquiales es un ejemplo de lo que nos pide el Papa: una Iglesia en salida, una Iglesia que va al encuentro de quienes la llaman y necesitan.

  1. 15/03/2017

    Nosotros hace 2 años trabajamos en mi parroquia pero como integrarnos a Caritas. Pará formar una nueva Caritas con el nombre de mi parroquia

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: