A finales de noviembre, las delegaciones de casi 200 países se reunirán en París para lo que se anuncia como la reunión del clima más importante jamás celebrada. Oficialmente conocida como la 21ª Conferencia de las Partes (COP-21) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (el tratado de 1992 que designa ese fenómeno como una amenaza para la salud del planeta y la supervivencia humana), la cumbre de París se centrará en la adopción de las medidas que pudieran limitar el calentamiento global a niveles menores de los catastróficos.

Si falla, la temperatura mundial en las próximas décadas probablemente exceda de dos grados centígrados (3,5 grados Fahrenheit), la cantidad máxima que la mayoría de los científicos creen que la Tierra puede soportar sin sufrir impactos climáticos irreversibles, incluyendo altas temperaturas y un aumento sustancial de los niveles globales del mar.El hecho de no limitar las emisiones de carbono garantiza otro resultado así, aunque uno mucho menos discutido. Será, en el largo plazo, provocar no sólo las crisis del clima, sino también la inestabilidad en todo el mundo, la insurrección y la guerra. En este sentido, la COP-21 debe ser considerada no sólo una cumbre sobre el clima, sino también una conferencia de paz – tal vez la convocatoria de paz más importante en la historia.

Para comprender por qué, considere los últimos hallazgos científicos sobre los posibles impactos del calentamiento global, en especial el informe de 2014 del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC). Cuando se publicó por primera vez, el informe atrajo la cobertura de los medios de comunicación de todo el mundo para la predicción de que el cambio climático sin control dará lugar a graves sequías, tormentas intensas, olas de calor opresivo, recurrentes pérdidas de cosechas e inundaciones costeras, todo lo cual lleva a la muerte generalizada y las privaciones. Los acontecimientos recientes, incluyendo una sequía que castiga a California y las olas de calor agobiante en Europa y Asia, han centrado más la atención en un solo tipo de impactos. El informe del IPCC, sin embargo, sugiere que el calentamiento global podría tener efectos devastadores de carácter social y político, así como el declive económico, el colapso del Estado, los conflictos civiles, migraciones masivas y, tarde o temprano, guerras por los recursos.

Estas predicciones han recibido mucha menos atención, y sin embargo, la posibilidad de un futuro como debería ser obvio lo suficiente ya que las instituciones humanas, al igual que los sistemas naturales, son vulnerables al cambio climático. Las economías van a sufrir cuando productos clave -cultivos, madera, pescado, animales de granja- sean más escasos, se destruyan o no. Muchas comunidades comenzarán a ceder bajo la presión de la crisis económica y aparecerán los flujos masivos de refugiados. El conflicto armado no puede ser la consecuencia más inmediata de esta evolución según  las notas del IPCC, pero combinar los efectos del cambio climático  con la pobreza ya se ha hecho y vemos hoy  el hambre, la escasez de recursos, el gobierno incompetente y corrupto y ya se dan resentimientos étnicos, religiosos o nacionales, y es muy probable que terminen en conflictos amargos relacionados con el acceso a los alimentos, el agua, la tierra y otras necesidades de la vida.

La Llegada de las llamadas “Guerras civiles climáticas

Tales guerras no se plantearía en el vacío. Ya hay tensiones y quejas que se acentúan, inflamados, sin duda, por los actos de provocación y las exhortaciones de los líderes demagógicos. Piense en el actual brote de violencia en Israel y los territorios palestinos, desencadenados por los enfrentamientos por el acceso al Monte del Templo en Jerusalén (también conocido como el Noble Santuario) y la retórica incendiaria de líderes surtidos. Combine las privaciones económicas y de recursos con este tipo de situaciones y usted tiene una receta perfecta para la guerra.

Imagínese partes importantes del planeta en el tipo de estado que Libia, Siria y Yemen tienen en la actualidad. Algunas personas se quedarán a  luchar para sobrevivir; otros emigrarán, casi con toda seguridad encontrando una versión mucho más violenta de la hostilidad que ya vemos hacia los inmigrantes y refugiados en los países  a los que emigran

Las necesidades de la vida ya se distribuyen de forma desigual en todo el planeta. A menudo, la brecha entre los que tienen acceso a un suministro adecuado de recursos vitales y los que carecen de ellas coincide con cismas a largo plazo en muchas líneas raciales, étnicas, religiosas o lingüísticas. Los israelíes y los palestinos, por ejemplo, no solo albergan profundas hostilidades étnicas y religiosas, sino también experimentar muy diferentes posibilidades a la hora de acceder a la tierra y el agua. Añadamos las tensiones del cambio climático para este tipo de situaciones y se puede esperar que de forma natural las pasiones comiencen a hervir de nuevo.

El cambio climático va a degradar o destruir a muchos sistemas naturales, a menudo ya bajo estrés, en los que los seres humanos dependen para su supervivencia. Algunas áreas que ahora apoyan a la agricultura o a la cría de animales pueden llegar a ser inhabitable o sólo capaces de proporcionar a las poblaciones recursos alimentarios grandemente disminuidos. Bajo la presión del aumento de las temperaturas y sequías cada vez más feroz, la franja sur del desierto del Sahara, por ejemplo, ahora se está transformando de pastizales capaces de sostener a los pastores nómadas en un páramo vacío, obligando a los nómadas locales salir de sus tierras ancestrales. Muchas tierras de cultivo existentes en África, Asia y el Medio Oriente sufrirán un destino similar. Los ríos que una vez suministraron el agua, servirán sólo esporádicamente o pronto se secarán, dejando una vez más poblaciones con opciones desagradables.

Como el informe del IPCC señala, se pondrá una enorme presión sobre las instituciones del Estado a menudo débiles para ajustarse al cambio climático y ayudar a aquellos en necesidad desesperada de alimentos de emergencia, vivienda y otras necesidades. “El aumento de la inseguridad humana”, dice el informe, “puede coincidir con una disminución en la capacidad de los Estados para llevar a cabo los esfuerzos de adaptación eficaces, creando así las circunstancias en las que existe un mayor potencial de conflictos violentos.”

Se proporciona un buen ejemplo de este peligro por el estallido de la guerra civil en Siria y el posterior colapso de ese país en un mar de lucha y una ola de refugiados de una especie que no ha sido visto desde la Segunda Guerra Mundial. Entre 2006 y 2010, Siria experimentó una sequía devastadora en la que se cree que el cambio climático ha sido un factor, convirtiendo casi el 60% del país en desierto. Muchos cultivos fracasaron y la mayor parte del ganado del país pereció, dejando a millones de campesinos en la miseria. Desesperados,  ya no pueden vivir en sus tierras por más tiempo, y se trasladaron a las principales ciudades de Siria en busca de trabajo, a menudo enfrentando dificultades extremas, así como la hostilidad de las élites urbanas.

Si el autócrata sirio Bashar al-Assad hubiera respondió con un programa de emergencia de empleo y vivienda para los desplazados, quizás el conflicto podría haberse evitado. En su lugar, se cortaron los alimentos y los subsidios a los combustibles, aumentando la miseria de los migrantes y avivando las llamas de la revuelta. En opinión de varios académicos prominentes, “el rápido crecimiento de las periferias urbanas de Siria, marcados por los asentamientos ilegales, el hacinamiento, la falta de infraestructuras, el desempleo y la delincuencia, fueron abandonados por el gobierno de Assad y se convirtió en el centro de los disturbios acutales.”

Un cuadro similar se ha desarrollado en la región africana del Sahel, la franja sur del Sahara, donde la sequía severa se ha combinado con el deterioro del hábitat y la negligencia del gobierno para provocar la violencia armada. La zona se ha enfrentado a muchos de esos períodos en el pasado, pero ahora, gracias al cambio climático, hay menos tiempo entre las sequías. “En vez de 10 años de diferencia, se hicieron cinco años de diferencia y ahora sólo un par de años de diferencia”, observa Robert Piper, el coordinador humanitario regional de las Naciones Unidas para el Sahel. “Y eso, a su vez, está poniendo enormes tensiones en lo que ya es un ambiente muy frágil y una población muy vulnerable”.

En Malí, una de las varias naciones transzonales de esta región, los tuaregs nómadas han sido particularmente afectados, pues los pastizales para alimentar a su ganado se están convirtiendo en desierto. Una población musulmana de habla bereber, los tuaregs, han enfrentado durante mucho tiempo la hostilidad del gobierno central en Bamako, una vez controlada por los franceses y ahora por los africanos negros de Christian o la fe animista. Con sus medios de vida tradicionales en peligro y poca asistencia futura de la capital, los tuaregs se sublevaron en enero de 2012, la captura media de Malí antes de ser conducido de nuevo en el Sahara por fuerzas extranjeras francés y otras (con los Estados Unidos en el apoyo logístico y de inteligencia).

Tenga en cuenta los acontecimientos en Siria y Mali como vistas previas de lo que probable sucederá más adelante en este siglo en una escala mucho más grande. Como el cambio climático se intensifica, con lo que no sólo la desertificación, pero el aumento del nivel del mar en las zonas costeras y olas de calor cada vez más devastadoras bajas en las regiones que ya están calientes, cada vez más partes del planeta se vuelven menos habitable, empujando a millones de personas a la desesperada huida .

Mientras que los gobiernos más fuertes y más ricos, especialmente en las regiones más templadas, estarán en mejores condiciones para hacer frente a estas tensiones, se espera ver el número de estados fallidos crecer dramáticamente, lo que lleva a la violencia y la guerra abierta sobre los alimentos, las tierras de cultivo y la vivienda siguen siendo. En otras palabras, imagine partes importantes del planeta en el tipo de estado que Libia, Siria y Yemen están en la actualidad. Algunas personas podrán quedarse y luchar para sobrevivir; otros emigrarán, casi con toda seguridad encontrando una versión mucho más violenta de la hostilidad que ya vemos hacia los inmigrantes y refugiados en las tierras hacia donde se dirigen. El resultado, inevitablemente, va a ser una epidemia mundial de las guerras civiles por los recursos de todo tipo.

Guerras del Agua

La mejor manera de evitar futuros conflictos relacionados con el clima está, por supuesto, en reducir el ritmo del calentamiento global. Cada fracción de un grado menor de calentamiento alcanzado en París, posteriormente significará mucha menos sangre derramada en el futuro por guerras  relacionadas con el cambio climático.

La mayoría  de estos conflictos será de carácter interno, civiles clan contra clan, tribu contra tribu, secta contra secta. En un planeta con el clima cambiado, sin embargo, no se excluyen las luchas entre las naciones de recursos vitales disminuidas -especialmente por el acceso al agua-. Ya está claro que el cambio climático reducirá el suministro de agua en muchas regiones tropicales y subtropicales, poniendo en peligro la búsqueda continua de la agricultura, la salud y el funcionamiento de las principales ciudades y, posiblemente, el nervio de la sociedad.

El riesgo de “guerras del agua” va a surgir cuando dos o más países dependen de la misma fuente de agua clave -el Nilo, el Jordán, el Éufrates, el Indo, el Mekong u otros sistemas fluviales transfronterizos- y uno o más de ellos tratar de apropiarse de una parte desproporcionada de la oferta cada vez más pequeño de sus aguas. Los intentos de los países para la construcción de represas y desviar el flujo de agua de estos sistemas fluviales tienen escaramuzas y amenazas de guerra ya provocados, como cuando Turquía y Siria erigieron represas en el Eufrates, restringiendo el flujo de aguas abajo.

Un sistema que ha atraído especial preocupación en este sentido es el río Brahmaputra, que se origina en China (donde se le conoce como el Yarlung Tsangpo) y pasa a través de la India y Bangladesh antes de desembocar en el Océano Índico. China ya ha levantado un embalse en el río y tiene planes para más, produciendo una considerable inquietud en la India, donde el agua del Brahmaputra es vital para la agricultura. Pero lo que ha provocado la mayor parte de alarma es un plan chino para canalizar el agua de este río a las zonas con escasez de agua en el norte de ese país.

Los chinos insisten en que tal acción es inminente, pero se intensificó el calentamiento y el aumento de la sequía podría, en el futuro, adelantar esta medida, poniendo en peligro el suministro de agua de la India y, posiblemente, provocar un conflicto. “No sólo se espera que la construcción de China de las represas y el desvío propuesto de las aguas del Brahmaputra vaya a tener repercusiones para el flujo de agua, la agricultura, la ecología y las vidas y medios de subsistencia aguas abajo”, -escribe Sudha Ramachandran en The Diplomat- “también podría convertirse en otro tema polémico socavando las relaciones entre China y la India “.

Por supuesto, incluso en un futuro de mucho mayor estrés hídrico, tales situaciones no están garantizadas para provocar la lucha armada. Tal vez los estados involucrados se darán cuenta de cómo compartir todos los recursos limitados y buscar medios alternativos de supervivencia. Sin embargo, la tentación de emplear la fuerza está obligado a crecer si los suministros disminuyen y millones de personas se enfrentan a la sed y el hambre. En tales circunstancias, la supervivencia del propio Estado estará en riesgo, invitando a medidas desesperadas.

La reducción de la temperatura

Es mucho lo que, sin duda, se puede hacer para reducir el riesgo de guerras por el agua, incluyendo la adopción de esquemas cooperativos de gestión del agua y la introducción de la utilización por mayor de riego por goteo y los procesos relacionados que utilizan agua de forma mucho más eficiente. Sin embargo, la mejor manera de evitar futuros conflictos relacionados con el clima está, por supuesto, en reducir el ritmo del calentamiento global. Cada fracción de un grado menor de calentamiento alcanzado en París, y lo logrado posteriormente, significará mucha menos sangre derramada en futuras guerras por los recursos por el clima.

Esta es la razón por la que la Cumbre del clima de París debe ser vista como una especie de conferencia de paz preventiva, que está teniendo lugar antes de que comiencen las guerras de verdad. Si los delegados de la COP-21 van a tener éxito en el envío de un camino que limita el calentamiento global a dos grados centígrados, el riesgo de violencia en el futuro se verá disminuido. si no se obtiene la reducción de estos dos grados, se garantiza un daño sustancial a los sistemas naturales vitales, la escasez de recursos potencialmente graves y conflictos civiles graves.

Como resultado, un techo más bajo por aumento de la temperatura sería preferible y debe ser el objetivo de futuras conferencias. Sin embargo, dadas las emisiones de carbono vertidas a la atmósfera, incluso un tope de dos grados sería un logro significativo. 

Para lograr este resultado, los delegados, sin duda, tiene que empezar a tratar los conflictos del momento presente, así como los de Siria, Irak, Yemen y Ucrania, con el fin de colaborar en la elaboración de medidas climáticas comunes, mutuamente vinculantes. En este sentido, también, la Cumbre de París será una conferencia de paz. Por primera vez, las naciones del mundo tendrán que ir más allá de pensamiento nacional y abrazar un objetivo superior: la seguridad de la ecosfera y todos sus habitantes humanos, independientemente de sus identidades nacionales, étnicas, religiosas, raciales o lingüísticas. Nada como esto jamás se ha intentado, lo que significa que va a ser un ejercicio de construcción de la paz de lo más esencial -y, por una vez, antes de que las guerras nazcan en verdad.

(Las opiniones expresadas en este artículo son de la autora, y se presentan aquí para ofrecer una variedad de perspectivas a nuestros lectores. Nota de los Editores. Los subrayados son nuestros).

(Este artículo apareció originalmente en TomDispatch.com

Michael T. Klare escribe regularmente para el TomDispatch; es profesor de estudios sobre la paz y la seguridad mundial en el Hampshire College y es autor del reciente libro “The race for what’s left ” (La carrera por lo que queda). Existe una versión de documental de su libro “Blood and Oil” (Sangre y Petróleo) texto que está disponible en “Media Education Foundation”. Sígue a este autor en Twitter: @mklare1.

CategoryEcoteología
Tags,
Haz un comentario:

*

Tu email no se publica.

Síguenos en: