“Contigo hasta el final”

Ésta consigna es fielmente cumplida por las 306 personas inscritas en el II Congreso Internacional de Cuidados Paliativos inaugurado el lunes anterior en Quito. Profesionales, estudiantes e Iglesia unidos por el compromiso de ayudar a morir dignamente y luchar contra el dolor de quienes dejan esta vida. Inspirados por reflexiones bioéticas y cristianas, conferencistas y participantes ahondan en el temido pero ineludible momento de la muerte y en la difícil experiencia del dolor.

Organizado por FECUPAL (Fundación Ecuatoriana de Cuidados Paliativos), el II Congreso programa conferencias, mesas redondas y talleres con expertas/os de Brasil, Colombia, Costa Rica, España, México y Ecuador. Una agenda apretada de cuatro días para abordar temas difíciles. Son cuatro ejes a ser considerados cuando hablamos de Cuidados Paliativos (CP): el biológico, el psicológico, el social y el espiritual.

Estos cuatro ejes generan los temas de las actividades programadas, que son bien diversos: Escalas de valoración de los CP; propuestas humanizadoras de revisión de conceptos éticos al final de la vida; cómo atender a pacientes que sufren de cáncer o VIH; atención a niñas y niños en los que el “hola” va unido al el triste “adiós”; adolescentes con enfermedades terminales; humanización de los CP; cómo auxiliar a enfermas/os con demencia y Alzheimer;  ética, espiritualidad y estética en la perspectiva Camiliana; relación entre paciente, cuidadores paliativos y familia; presente y futuro de los CP en Ecuador y otros tópicos trascendentes serán abordados en este II Congreso que se lleva a cabo en la Facultad de Medicina de la Universidad Central del Ecuador.

Uno de los expertos invitados, el Dr. José Carlos Bermejo, de España, nos ofreció una visión clara de lo que es el enfoque bioético puesto en práctica cuando se hace necesario recurrir a los cuidados paliativos. Él también nos explica por qué, al final de la vida, retornamos a Dios, lo buscamos, aunque en el transcurso de nuestra existencia lo hayamos tenido alejado. El Dr. Bermejo pertenece a la comunidad Camiliana.

La Dra. Liliana De Lima, procedente de Colombia y Directora Ejecutiva de la Asociación Internacional de Hospicios y Cuidados Paliativos, insistió con vehemencia que los cuidados paliativos tienen que ser considerados como un derecho. La Dra. De Lima hizo un recorrido exponiendo la gran distancia que hay entre los países desarrollados y nosotros, en cuanto a enfrentar el dolor en pacientes terminales. Más del 90% de las medicinas que merman el sufrimiento (opiáceos) son empleados en EE. UU. y Europa, mientras en nuestros países el suministro de estos fármacos está restringido, cuesta mucho o es objeto de trámites difíciles de cumplir.

Por su parte, la Dra. Lisbeth Quesada, de Costa Rica, experta en CP a niñas y niños, realizó una interesante exposición sobre el duelo familiar, pues lo normal es que los hijos den sepultura a sus padres y no al contrario. Así como hay niñas y niños que nacen con buena estrella, también hay millones de niñas y niños que nacen estrellados, con enfermedades que terminarán con su corta vida. La Dra. Quesada nos mostró qué tan difícil es informar a la familia en estos momentos de crisis

El P. Alberto Redaelli, Director General del Hospice San Camilo y perteneciente a la Orden Camiliana se siente satisfecho por la marcha del Congreso: "El número de personas inscritas superó las expectativas, lo que demuestra que hay un creciente interés en la comunidad ecuatoriana de la salud por profundizar en el tema de los CP y hacer valer en Ecuador lo que la Dra. De Lima nos dejó muy claro: los cuidados paliativos son un derecho universal".

Cáritas Ecuador y la Pastoral de la Salud, bajo la responsabilidad de la Hna. Ruth Segarra, aplaude el esfuerzo de FECUPAL y agradece su labor informativa, de concientización y acción en pro de quienes están dejando esta vida y se preparan para ganar la vida eterna, esa fe que a todos nos mueve para reunirnos con el Creador.

No podemos eludir la muerte, pero ir a ella acompañados por personas generosas reconforta el espíritu y hace más liviana el alma para dar este último paso. Gracias por las enseñanzas recibidas y felicitamos a las y los responsables del Congreso (FECUPAL) por  el éxito que está teniendo el certamen, rico en contenidos y prácticas de profundo sentido cristiano.

No hay comentarios

Agregar comentario