Jóvenes, mujeres, líderes campesinos e indígenas, y representantes de los municipios de: Lago Agrio, Tena, Limón Indanza, Canelos y Zamora, son parte de los talleres de formación y participación ciudadana que realiza el área de Ecoteología de la Pastoral Social Cáritas Ecuador.

El proceso de formación que se comparte con la población, comprende cuatro dimensiones: Territorialidad, estructura del estado, planificación y mecanismos para la participación.

Cada uno de estos módulos que son desarrollados con la comunidad, se convierte en un catalizador de métodos para el cuidado de la Casa Común, menciona Héctor Pérez, responsable de esta preparación, quien indica que estos conocimientos pueden convertirse en aceleradores o desaceladores de los procesos de capacitación.

Conocer el territorio, niveles de gobierno y competencias, como planificar las políticas públicas, la ley orgánica de participación ciudadana, como desarrollar una estrategia de incidencia, conocer de sus derechos son algunos de los temas que son parte del proceso de formación.

Es importante recordar que la primera fase de este proceso de incidencia que se trabajó en los Vicariatos Apostólicos de Aguarico y de Sucumbíos tuvo efectos. Los participantes de los talleres en el Vicariato de Aguarico, organizaron el Comité de Defensa de un Ambiente de Vida Sano en Orellana. El Comité decidió enfrentar el problema de la mala gestión de los residuos sólidos y la presencia de un botadero a cielo abierto que contamina las comunidades cercanas. Mientras que en Lago Agrio, se conformó el Comité en Contra a la Contaminación Ambiental de Sucumbíos y posicionar el tema de la contaminación ambiental por actividades de explotación, menciona Héctor Pérez.

Dado que el derecho a veces se muestra insuficiente debido a la corrupción, se requiere una decisión política presionada por la población. La sociedad, a través de organismos no gubernamentales y asociaciones intermedias, debe obligar a los gobiernos a desarrollar normativas, procedimientos y controles más rigurosos. Si los ciudadanos no controlan al poder político –nacional, regional y municipal–, tampoco es posible un control de los daños ambientales. Por otra parte, las legislaciones de los municipios pueden ser más eficaces si hay acuerdos entre poblaciones vecinas para sostener las mismas políticas ambientales. 179 LS Capitulo 5.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: