FEF-1

No Violencia

Necesitamos edificar una cultura de la no violencia, y esta decisión deportiva se constituye en un ejemplo a seguir en otros campos de la comunidad ecuatoriana y mundial.

Es la mayor preocupación de la juventud que habita en América del Sur. La violencia intrafamiliar es una enfermedad social que golpea a nuestro país, sobre todo la ejercida contra la mujer. En la política es considerada, con contadas excepciones, una herramienta lícita en el quehacer político nacional.

La violencia deportiva ha dejado miles de personas muertas y gravemente heridas, y esta no es extraña aquí en nuestro Ecuador mundialista. La violencia es el tema favorito de los juegos electrónicos y también de muchas series de televisión: peligroso veneno para una niñez, una juventud y también para un público adulto.

Mucha violencia y de varias formas, en todo lado y a toda hora, como dice la gente. Y eso que no hacemos referencia a la que genera la delincuencia, sobre todo en las ciudades ecuatorianas más pobladas.

¿Para qué argumentar más? ¡Necesitamos urgentemente edificar una cultura de la no violencia! Aplaudimos la medida de la Federación Ecuatoriana de Fútbol: es un reto y, al mismo tiempo, un excelente aporte para comenzar a edificar esa cultura que tanta falta nos hace. Hay que empezar ya, y esta medida tomada para el estadio “Atahualpa” es un muy buen ejemplo. Esperamos que este modelo sea asumido por otras instancias sociales con mayor responsabilidad comunitaria que el mismo fútbol.

Quienes estén interesadas o interesados en ayudarnos a edificar una cultura de, les recomendamos leer este excelente libro: “El coraje de la no violencia” (Nuevo itinerario filosófico, de Jean Marie Muller, un profundo y actualizado pensador francés.

Síguenos en: