fbpx

«El bien se realiza y es eficaz sobre todo cuando se hace sin buscar recompensa o para ser vistos en las situaciones concretas de la vida diaria».

Esta frase encaja muy bien en la labor que realizan los voluntarios de Cáritas Parroquiales en las diferentes jurisdicciones del país, las mismas que son animadas y coordinadas por personas comprometidas y dedicadas a entregar y donar su tiempo.

El equipo de comunicación de Cáritas Ecuador, realizó un recorrido por algunas Cáritas Parroquiales de Tulcán, para saber cómo están, conocerlos y escuchar su accionar. El voluntariado en la mayoría de las Cáritas, funciona con personas jubiladas, de la tercera edad y con jóvenes comprometidos con la comunidad. Los voluntarios, en cada una de las parroquias donde hay Cáritas, asumen su labor como una opción vocacional en la vida, son ellos quienes levantan y contribuyen con un granito de arena en cada una de las actividades encomendadas, como es, el ser sensibles a las diversas realidades de las personas vulnerables.

Conversamos con los voluntarios de la Parroquia Cristo Rey de Cáritas Tulcán. Ellos se han organizado desde hace mucho tiempo, animan y coordinan varias actividades en la parroquia, como son: la formación, el café solidario, la novena de navidad y la asistencia social a la población que está en condiciones vulnerables.

Ana Villota, comenta que lleva más de diez años colaborando en la Parroquia Cristo Rey, para ella ser voluntaria es «un encuentro con Dios y servir a los demás», antes de la pandemia trabajaban en la formación y ahora brindan ayuda a las familias más necesitadas de la parroquia.

«Para mí, Cáritas es un apostolado del servicio a las personas que necesitan de una mano amiga, ser útil y ayudar a quien lo necesite. Como católicos que somos tenemos un deber al ser hijos de Dios, entregar amor y servicio a los demás».

Luis Narváez, quien también es voluntario, asegura que Cáritas es importante en la parroquia, se aprende a compartir con las personas que más lo necesitan. «Con la pandemia nos hemos dado cuenta de muchas necesidades que tiene la población, por lo que hay que llevarles una voz aliento y que sepan que no están solos».

Involucrarse en el voluntariado no impide que puedan compartir este servicio entre esposos, así lo hacen Teresa Bravo y Carlos Estrada en la Parroquia Cristo Rey, ella y él cumplen diferentes acciones, desde llevar el evangelio a los enfermos, el mercado a las familias más necesitadas, así como entregar tiempo y cariño a los adultos mayores. Los esposos enfatizan que visitarlos y darles un abrazo a los ancianos es un regalo muy significativo para ellos.

«La labor del voluntariado se refleja en lo que es Cáritas», menciona el padre Germán Enríquez, Vicario de Pastoral Social de la Diócesis de Tulcán. Él enfatiza en que, «Cáritas es el horizonte de nuestra vida, lograr entender que Dios me ama y que me invita amar a los demás, que para poder amar a Dios y a los demás me invita a servir, Cáritas es servicio». Además, se refiere al voluntariado como una expresión de la solidaridad
organizada que implica compromiso con las necesidades existentes y los objetivos colectivos, allá donde existan estas necesidades podrán existir organizaciones de voluntariado que precisen de la participación activa, voluntaria y solidaria de todas las personas.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: