“Hemos aprendido a ser más humanos y solidarios”

Que ha pasado desde aquel 16 de abril hasta la actualidad, cuando un terremoto de 7,8 grados afectó a las provincias de Manabí, Esmeraldas y la ciudad de Babahoyo, de esa fecha acá ya han transcurrido más de seis meses. Cuál ha sido esa ayuda, colaboración que demostraron las hermanas y hermanos desde varios puntos del mundo y no se diga  en nuestro país cuando se movilizó la llama de la solidaridad en favor de todas las víctimas  de este desastre natural.

Conversamos con Alfredo de la Fuente, responsable de la Pastoral Social Cáritas de la Arquidiócesis de Portoviejo quien da cuenta del trabajo que se realiza desde el mismo día de la emergencia con las poblaciones afectadas y de como está la labor de la iglesia en la actualidad.

“Van seis meses y 11 días desde aquel acontecimiento que realmente nos cambió un poquito el giro no solo de las actividades sino de la misma vida, pero habido cosas muy positivas, como dice el refrán no hay mal que por bien no venga, porque en verdad se ha engendrado una solidaridad y un cambio en la conciencia de mucha gente de tal manera que el dolor y el sufrimiento nos ha hecho mirarnos más  humanos y más cercanos.

El accionar de Cáritas ante todo esto, el primer movimiento fue acercamiento a las familias, cuando hicimos el diagnóstico nuestro objetivo no era simplemente darnos cuenta del problema económico, la destrucción, sino que fuimos a encontrarnos con la gente que había sufrido pérdidas en muchos aspectos, acogerlos y que sintieran que no estaban solos, esto se lo hizo a través de la Asociación de Mujeres Santa Martha y Cáritas Parroquiales”.

A la pregunta de: ¿cómo está el ánimo de las personas, han logrado que desaparezcan sus temores? “Realmente habido un salto cualitativo, al poco tiempo la gente empezó a reaccionar y ayudarse mutuamente.

img-20160915-wa0023

Prácticamente la ciudad y el centro  quedó destruido y vacío, el comercio se trasladó hacia el lado norte del aeropuerto, ahí se ve movimiento, incluso en los barrios se va viendo lentamente construcciones y en el campo también, hay un ánimo grande en la gente y en el trabajo hemos organizado los medios de vida para que se la población vaya recuperando su reactivación económica, hasta el momento hemos organizado a 800 familias y hay una respuesta grande, están trabajando de manera comunitaria, esto es algo positivo. A las familias se les está entregando alrededor de 400 y 500 dólares, ese dinero es un instrumento de trabajo para su reactivación económica familiar  que se ha visto afectada por esta catástrofe. Al momento las familias de Manta y Portoviejo son las que se han beneficiado de estos medios de vida, más adelante estaremos en Pedernales y Jama.

Volver a la normalidad en la zona de Tarqui, Miraflores y Jocay es lento por muchas razones: los que han perdido la vivienda la situación es fuerte, pues una familia sin vivienda adecuada es complicado, son muchos los problemas que se vienen, cuando uno pierde privacidad se viene ese vacío, vivir en carpas o arrimado a una familia no es tan fácil, es complejo.

En el campo hemos intentado que el albergue sea familiar porque la familia está allí junto a  su trabajo, porque no va a dejar su trabajo, no va dejar la hacienda, su campo y los animales, pues se le ha hecho un letrina temporal. Ahora hemos empezado con esa misma población a darle aporte para que pueda ir construyendo su vivienda definitiva, Cáritas no es una constructora es un puente de solidaridad para que pueda construir su propia vivienda.

Hemos aprendido hacer humanos, a ser solidarios y se nota, en el mismo dolor nos hemos encontrado y la alegría de vivir como que ha florecido y esa flor nos da mayor esperanza y esto ha hecho que rebote la alegría de Dios con nosotros”, así finaliza el diálogo con Alfredo de la Fuente, responsable de la Pastoral Social Cáritas Portoviejo.

A continuación un balance de la situación de las provincias de Manabí y Esmeraldas, afectadas por el terremoto del pasado 16 de abril.  El programa de la Casa Grande de la Pastoral Social Cáritas Ecuador (PSCE), conversó con Alfredo de la Fuente, responsable de la Pastoral Social Cáritas Portoviejo y el Padre Silvino Mina del Vicariato Apostólico de Esmeraldas.

No hay comentarios

Agregar comentario