La Iglesia es madre, y una madre vela por sus hijos, por eso la iglesia acoge a todos. Los migrantes son nuestros hermanos. Nuestra iglesia, cuando busca su madurez cristiana llega a vivir la caridad. Vivir la caridad es propio del cristiano, así como ayudar, acoger y animar a quienes lo necesitan.

Así lo menciona el padre Germán Enríquez (coordinador de Cáritas Tulcán) en la ceremonia de entrega de recursos para los emprendimientos de migrantes y refugiados a quienes Cáritas Ecuador acompaña en Tulcán.

El evento, que tuvo lugar en la parroquia San Clemente el pasado 25 de mayo, fue abierto con una misa presidida por mons. Fausto Gaibor, quien destacó la importancia de una Iglesia comprometida con la acogida a personas que se han visto obligadas a abandonar su lugar de origen por causas que les son ajenas.

A la ceremonia se dieron cita nueve familias emprendedoras provenientes de Colombia y Venezuela. El espacio fue aprovechado para escuchar los diversos testimonios de los migrantes y refugiados presentes en el evento, así como la socialización de experiencias anteriores en procesos de medios de vida.

Eugenia, refugiada colombiana, comenta que el proceso de integración a Ecuador no ha sido fácil, el miedo a la discriminación e incluso a la deportación era un sentimiento frecuente en su día a día, pero gracias a la asistencia legal y psicológica que ha recibido le ha servido para sentirse acogida en el país. Cuenta también que le ha sido muy difícil encontrar trabajo, la falta de documentos y las condiciones laborales no le han sido favorables. El ser parte del proyecto de medios de vida, para ella, ha sido “una forma de renacer”, gracias a su emprendimiento de reciclaje puede sostener económicamente a su familia y llevar una vida más digna en el país.

Situación similar es la que vivió Joaquín, refugiado venezolano. Él recuerda que el camino a Ecuador no ha sido fácil, sin embargo se ha sentido acogido en Ecuador, dice que es una tierra muy amable. Hoy en día es parte del proceso de formación para emprendedores, su objetivo, y el de su esposa, es abrir su propio restaurante de comida popular en su país y con esto asegurar el futuro de su familia, especialmente el de sus hijos. Anima a todos los migrantes y refugiados a ser parte de procesos similares.

Algunas muestras de los emprendimientos expuestas en el evento.

El acompañamiento en breves cifras

Con el proyecto ‘Atención integral a solicitantes de asilo y personas en situación de movilidad humana en las provincias de Carchi, Imbabura, Sucumbíos y Orellana’ se acompaña a refugiados y migrantes (en las provincias ya mencionadas) en su búsqueda de desarrollo entendido de una manera integral, es decir, un desarrollo no solo centrado en el aspecto económico sino entendido también como un crecimiento espiritual, cultural y comunitario.

Actualmente, el área de Movilidad Humana de Cáritas Ecuador acompaña con este proyecto, en Tulcán, a nueve familias refugiadas entre venezolanas y colombianas y un aproximado de treinta familias a nivel nacional.

Nota del autor: Los nombres reales de quienes han compartido su testimonio para esta redacción han sido cambiados con el fin de resguardar su seguridad y la de su familia.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: