En el pasado Taller de Comunicación para la Incidencia Política que realizamos en Puyo, a fines del mes anterior, tuvimos la oportunidad de conversar con John Llacsaguanga, compañero que trabaja en el Vicariato Apostólico de Sucumbíos. Con él pudimos abordar varios temas: el Desarrollo Humano Integral y Solidario (DHIS), la Movilidad Humana –especialmente el apoyo a migrantes y refugiados colombianos– y la inminente venida del Papa, en la que Sucumbíos estará presente, defendiendo la vida en la Amazonía.

John nos cuenta que en el Vicariato de Sucumbíos se trabaja duro en el Desarrollo Humano Integral y Solidario (DHIS), fortaleciendo el tejido social, la agro-productividad, y luchando por el cuidado y la protección del medio ambiente. Como Zona Oriente, y apoyados por la REPAM (Red Eclesial Pan Amazónica), la custodia de la vida y el acompañamiento a los pueblos amazónicos se convierte en un compromiso permanente y en una acción indeclinable en pro de la vida en la selva.

Al ser Sucumbíos territorio fronterizo, la Pastoral de Movilidad Humana de allí “… tiene una ardua labor, pues a esta zona llegan muchas personas que, desde Colombia, huyen del conflicto armado, ya sea en calidad de refugiadas o desplazadas. Desde el Vicariato se les brinda asesoramiento jurídico y acompañamiento; a las niñas y niños se les presta ayuda psicológica”. John considera que las actitudes de rechazo y discriminación a la población colombiana han disminuido, «… para dar paso a una verdadera acogida, a la hospitalidad cristiana que predica el Evangelio».

En este sentido, nuestro compañero considera que ha sido la buena disposición de los migrantes colombianos lo que también ha ayudado a mejorar la actitud de las y los ecuatorianos, pues los colombianos aportan con su trabajo y entusiasmo. “Hay inclusive una asociación numerosa y organizada de migrantes colombianos, «Fronteras de paz”, que lleva a cabo una buena labor de apoyo a la aceptación y a la inserción social de quienes han sido  desplazados y/o buscan refugio o amparo en nuestro país.»

“La labor de la Iglesia, conjuntamente con otras ONGs solidarias, ha mejorado mucho la vida de estas hermanas y hermanos de Colombia. Se hace evidente que la aceptación de los colombianos ha mejorado notablemente, sobre todo en Lago Agrio, General Farfán y El Carmen, gracias precisamente a la labor de la Iglesia y de otras organizaciones sociales solidarias con quienes han dejado atrás a su país”.

John se siente fortalecido y entusiasmado por el Taller que acabamos de tener, pues considera que la incidencia política es fundamental para poder mejorar la vida de su comunidad: “El Taller de Comunicación me ha dejado muchas enseñanzas, y estoy muy motivado para trabajar con las familias y a las comunidadesaportando con mi testimonio, con mi voz de aliento”.

Refiriéndose a la venida de Su Santidad en julio, John asegura que el Vicariato de Sucumbíos se hará presente para defender la vida en la Amazonía, contar cuál ha sido su labor y cómo va a continuar esta importante responsabilidad de ser custodios de los bienes de la Creación.

Ya finalizando nuestra charla con John, él asegura: “Trabajamos en el Vicariato para que el buen vivir no quede simplemente escrito en la Constitución, sino para que sea una realidad palpable y evidente en la vida diaria de toda la comunidad”.

John, gracias por estar con Cáritas Comunicación, y contarnos cómo camina, edifica y testimonia el Vicariato de Sucumbíos su labor pastoral en esta provincia situada en el nororiente del país.

Foto: isamis.wordpress.com

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Síguenos en: